Licorice pizza

Paul Thomas Anderson
Licorice pizzaLicorice pizza
(2021)

Tráiler

Sinopsis

Nominada al Oscar como mejor película. Alana es diez años mayor que Gary Valentine, pero eso no impide que empiecen una peculiar relación y terminen enamorándose. Una nostálgica historia sobre el mundo de Hollywood y el primer amor

Ficha técnica

¿Por qué ver esta película?

En papel, la trama de ‘Licorice Pizza’ podría parecer una inocente historia de amor joven como muchas: Gary Valentine (Cooper Hoffman, hijo del legendario Philip Seymour Hoffman) y Alana Kane (Alana Haim, de la banda Haim) se conocen en el Valle de San Fernando en 1973, pasan tiempo juntos y comienzan a enamorarse, con la ciudad californiana retratada de forma nostálgica como telón de fondo. Es una comedia de muchos matices, pero sorprendentemente ligera si se le compara con la obra previa de su director, Paul Thomas Anderson, quien nos ha entregado toda suerte de personajes monstruosos y problemáticos en películas como ‘The Master: Todo hombre necesita un guía’, ‘Boogie Nights: Juegos de placer’, ‘Magnolia’ y ‘Petróleo sangriento’. Y ese es parte del problema con ‘Licorice Pizza’, pues aunque tiene protagonistas igual de falibles, idealiza un aspecto clave pero problemático de su relación: se trata de un floreciente romance entre una mujer adulta y un adolescente. Hay, claro, un elemento de nostalgia por la cultura estadounidense setentera, una narrativa sobre estar atrapados entre la juventud y la madurez, y varios otros rubros en los que la película es extremadamente disfrutable (ambos actores debutantes, pero sobre todo Haim, están fenomenales). Sin embargo, esta problemática representa una buena oportunidad para no sólo ver la película pasivamente, sino a reflexionar sobre lo que representa en pantalla y lo que consideramos aceptable de ello.

Lalo Ortega

Lalo Ortega

Editor de Filmelier

Dónde ver?

Publicidad

Publicidad

Publicidad

No disponible en los cines

Publicidad