aline-la-voz-del-amor-realidad-ficcion

‘Aline: la voz del amor’: verdades y mentiras de la película inspirada en Céline Dion

‘Aline: la voz del amor’, que es dirigida, coescrita y protagonizada por la francesa Valérie Lemercier, adapta libremente la vida de la cantante quebequesa.

3 junio, 2022 11:52 AM
- Actualizado 8 junio, 2022 9:17 AM

Las películas biográficas, las famosas biopics, pueden ser tan fascinantes como espinosas. Por un lado, pueden acercar al público a las vidas de sus protagonistas, personajes históricos o muy conocidos. Por el otro, optar por cualquier licencia creativa es una apuesta arriesgada que puede sentar bien o no con el público conocedor, sobre todo cuando se trata de una leyenda musical tan querida como Céline Dion.

Para hacer Aline: la voz del amor –que llegó a plataformas de streaming este 1 de junio–, la directora, coguionista y protagonista Valérie Lemercier aclara que tomó una saludable y necesaria distancia del ícono quebequés por una sencilla razón: el respeto. “Para el rodaje en Quebec, quise rodar en cualquier otro lado que no fuera Charlemagne, su pueblo natal”.

Es por ello que, a pesar de ser una fanática declarada de Dion, Lemercier optó por cambiar el nombre de la protagonista a Aline Dieu. “[La coguionista] Brigitte Buc, con quien ya había escrito Palacio real, se unió al proyecto y me convenció de cambiar los nombres. Eso lo desbloqueó todo. Gracias a Aline, pudimos adornar la realidad”.

Aline
Valérie Lemercier con aires de Céline Dion (Crédito: Synapse)

En otras palabras, se trata de una adaptación libre de la vida de Céline Dion, que como muchas otras biopics, juega con la realidad y la ficción. Incluso en los detalles ficticios, se asoman detalles de la verdad.

Publicidad

Así que, revisando algunas entrevistas y otros datos curiosos del pasado, aquí te contamos algunas verdades y mentiras en Aline: la voz del amor.

La cuestión del nombre: ¿Céline o Aline?

Como ya dijimos, la decisión creativa de renombrar a Céline como Aline, tiene que ver con el deseo de la actriz y directora de tomar distancia. Pero, a pesar del cambio, Lemercier logra respetar la historia de cómo la madre de la cantante, Thérèse, eligió su nombre.

En la película, vemos que su madre, Sylvette Dieu (Danielle Fichaud), decide nombrarla así al escuchar la canción Aline, de Christophe, en la televisión.

Esto es muy cercano a lo que ocurrió en verdad, pues de acuerdo a la biografía autorizada de la cantante, la señora Dion nombró a su hija a partir de la canción Céline, de Hugues Aufray.

La familia musical (y numerosa)

Los minutos iniciales de la película están dedicados a cómo Sylvette y Anglomard Dieu (Roc Lafortune) se conocieron, se unieron por el gusto en común por la música, se casaron y comenzaron a formar su familia, con un gran total de 13 hijos antes de la llegada tardía de la menor, Aline.

Este hecho es verdad, pues Céline Dion es la más joven de 14 hermanos.

Otro hecho es que la familia completa estaba involucrada en la música de algún modo. En la realidad, la familia Dion se presentaba a cantar en un bar propiedad de sus padres. La película no aclara si el lugar donde canta la familia Dieu pertenece a ellos (o si era un bar, siquiera), pero sí que se presentaban todos juntos.

El debut: la cinta casera

Es bien conocida la historia de cómo Céline Dion para el productor René Angélil, quien se convertiría en su representante (y eventualmente, su pareja) de por vida.

A los 12 años y con ayuda de su hermano Jacques y su madre, Céline grabó su primer sencillo en casete, y lo enviaron al productor René Angélil. Se dice que la voz de Céline lo conmovió hasta las lágrimas, así que la invitó a Quebec para audicionar. El resto, como dicen, es historia.

Para fines cómicos, el incidente se desarrolla de un modo un poco distinto en la película. La familia sí envía una grabación en casete al productor Guy-Claude Kamar (Sylvain Marcel), pero esperan durante días a que les devuelva la llamada. Entonces el hermano, aquí llamado Jean-Bobin (Antoine Vézina) llama al productor y le dice que, si realmente hubiera escuchado la cinta, ya habría llamado.

“Jean-Bobin, el hermano mayor de Aline, tenía un papel muy pequeño al principio, pero cuando vi lo bueno que era Antoine Vézina, seguí agregando material para él”, explica Lemercier. “Puede darle intensidad a lo que sea –una llamada telefónica, por ejemplo– en un segundo”.

Aline
Aline audiciona para el productor Guy-Claude Kamar (Crédito: Synapse)

Lo otro, es el incidente de los patines. Cuando la madre y el hermano reciben la invitación para la audición, deciden partir de inmediato y recogen en el camino a Aline, quien se encontraba patinando sobre hielo. Por la prisa, la niña olvida quitarse los patines y deja sus zapatos en la nieve por lo que, al llegar, su madre tiene que prestarle los suyos.

Es una anécdota absurda, pero graciosa. No hay fuente que confirme que haya sucedido, así que podemos tomarlo como uno de esos “adornos” a la realidad de Lemercier, que acentúan el carácter del personaje como una niña torpe, una improbable estrella mundial.

La moneda de la suerte

A lo largo de la película, Aline lleva consigo una moneda que le dio su padre como amuleto de la suerte. En la trama, él mismo la llevaba consigo cuando era niño.

En la realidad, Céline Dion sí lleva una moneda en su zapato como amuleto, pero no se la dio su padre. Se trata de una moneda de cinco centavos, pero el motivo por el que la lleva difiere según las fuentes.

Según algunas, la encontró antes de su primer concierto y la moneda tiene fecha de 1968, su año de nacimiento. Según otras, la lleva porque considera al cinco como su número de la suerte.

¿Es la voz de Céline Dion la que se escucha en Aline: la voz del amor?

Respuesta corta: no. Esta es una biografía no autorizada por ella, así que la cantante no prestó su voz para la película.

Pero no culparíamos a nadie por pensar que se trate de la cantante quebequesa, pues en efecto son sus canciones las que aparecen en la producción, desde su cover de All By Myself hasta la icónica My Heart Will Go On, de Titanic.

¿Quién canta, entonces? No es la propia Valérie Lemercier, sino la cantante francesa Victoria Sio. De hecho, hay todo un álbum con sus covers de Céline Dion, que puedes escuchar aquí.

La película, inclusive, recrea algunos de los momentos más icónicos de Dion en los escenarios, incluyendo su presentación en los Oscar de 1998.

La historia de amor Céline y René

El romance entre Aline y Guy-Claude es el corazón de la película, así que, salvo algunos detalles embellecidos, la historia se mantiene bastante fiel a los hechos.

Tal como sucede en la película, René ya tenía dos divorcios e inició una relación en secreto con Céline cuando ella tenía 20 años de edad, la noche en que ganó Eurovision 1988, en Dublín.

También es cierto que la pareja siguió unida hasta la muerte de Angélil en 2016, y que tuvieron tres hijos (dos de ellos, gemelos).

Sin embargo, algunos detalles difieren, como la propuesta de matrimonio. A pesar de que la boda de Céline y René fue bastante mediática (hasta se transmitió por televisión), él le pidió matrimonio a ella en privado, y no escondiendo el anillo en un helado.

Aline
El romance de Aline y Guy-Claude es el hilo de la narración (Crédito: Synapse)

El regreso a Las Vegas

Céline Dion tuvo el que es, hasta la fecha, el residency show más taquillero de Las Vegas, al que volvió luego de la muerte de su esposo. Sin embargo, para fines dramáticos, la película agrega un pequeño episodio de aparente depresión, en el que Aline simplemente no se presenta a uno de sus conciertos.

“Sí nos inventamos su escape por las calles de Las Vegas (lo que probablemente yo habría hecho si fuera ella)”, admite Lemercier. “Nos preguntamos todo el tiempo: ¿cómo inventar algo de forma fidedigna, mientras preservamos la fineza por Céline y la historia de su vida?”.

Aline: la voz del amor ya está disponible en plataformas de streaming. Si quieres encontrar todos los enlaces directos para verla, entra aquí.