sidney-poitier-muere

Sidney Poitier, primer actor negro en ganar un Oscar, muere a los 94 años

Conocido por películas como ‘Los lirios del valle’, la causa de muerte de Sidney Poitier no fue revelada.

7 enero, 2022 1:09 PM

Sidney Poitier, una de las figuras más importantes en la lucha por la representatividad racial en el cine estadounidense, ha muerto a los 94 años. Su deceso fue confirmado por Variety este viernes 7 de enero, aunque la causa no fue divulgada.

Con una carrera que abarcó más de siete décadas, Potier obtuvo reconocimiento al volverse el primer negro en ganar un Oscar al Mejor actor por su trabajo en Los lirios del valle (Lillies of the Field), en 1963. El premio llegó en un momento histórico muy importante, una época en que los Estados Unidos aún se regían por diversas leyes de segregación racial y, naturalmente, un periodo en el que Hollywood no se preocupaba por la falta de representación en sus produciones cinematográficas.

Después de Poitier, pasarían otros 38 años para que otro actor negro, Denzel Washington, ganara en la misma categoría por Día de entrenamiento.

Sidney Poitier en 'Al calor de la noche'
Escena de la película Al calor de la noche, en la que Sidney Poitier interpretó al protagonista Virgil Tibbs (Crédito: Mirisch Company)

El actor, que era una de las últimas estrellas vivas de la Época de Oro de Hollywood, fue conocido principalmente por las películas Al maestro, con cariño, ¿Sabes quién viene a cenar? y Al calor de la noche, todas estrenadas en 1967.

Publicidad

Además de actuar, Poitier también dirigió películas como Sucedió un sábado (1987), Locos de remate (1980) y Hanky Panky, una fuga muy chiflada (1982).

En 2002 fue homenajeado por la Academia, que le otorgó el Oscar honorario a la Carrera Artística, por sus contribuciones al cine. Su última aparición en los Oscar fue en 2014, cuando presentó el premio al Mejor director junto a la actriz Angelina Jolie.

Vida y obra de Sidney Poitier

Sidney Poitier nació prematuro y enfermo en Miami, Florida, cuando sus padres, agricultores de tomate de las Bahamas, viajaron para allá a vender sus productos. Su fragilidad era tal que, en aquella época, su padre consiguió un agente funerario y compró un ataúd del tamaño de una caja de zapatos.

Eventualmente, el bebé se recuperó y la familia regresó a Cat Island, Bahamas. Cuando tenía 10 años, se mudaron a la capital, Nasáu, y siendo el más pequeño de siete hermanos, Poitier abandonó la escuela a los 13 para contribuir al sustento de su familia.

Con tantas adversidades, en una de sus autobiografías, Life Beyond Measure, el actor cuenta la historia de cuando su madre consultó a una vidente para saber qué sucedería con él. “Crecerá y viajará por casi todos los rincones del mundo. Caminará junto a reyes. Será rico y famoso”, le dijo la vidente.

Poitier fue inicialmente rechazado por la American Negro Theatrer debido a su acento, pero acabó participando en un periodo experimental de tres meses. Hizo su debut en Broadway con Lysistrata en 1946, y sus nueve diálogos fueron suficientes para llamar la atención de un crítico de The Sun.

A partir de ahí, nunca se detuvo.

Sidney Poitier y Katharine Hepburn
Sidney Poitier junto a Katharine Hepburn en la exitosa ¿Sabes quién viene a cenar? (Crédito: Columbia Pictures)

Durante la ceremonia del Oscar en 2002, cuando le fue otorgada su segunda estatuilla, Poitier dijo que creía que la premiación era “lo máximo”.

‘[Antes] no se producían películas con negros. Pero había quien veía a la humanidad como una familia, no como amos y esclavos. Fui elegido para el papel de un médico negro [en El odio es ciego]. Con ello, [el cineasta] Joseph L. Mankiewicz inspiró a personas por todo el mundo. Teníamos una democracia segregacionista, que no permitía que los negros participaran en la sociedad. Era un residuo de la esclavitud”.

Más allá de la pantalla, Poitier también fue un notable activista por los derechos civiles, recibiendo la Medalla Presidencial de la Libertad del presidente Obama, en 2009. También fue Embajador de las Bahamas en Japón de 1997 a 2007.

Chester Cooper, primer ministro de Bahamas, rindió tributo a Poitier. “Caí en conflicto de sentimientos, de tristeza y celebración, cuando descubrí que Sidney Poitier había muerto. Me sentí triste porque él ya no estaría aquí para mostrarnos lo importante que es, pero celebré todo lo que él hizo para mostrarle al mundo que quienes tienen los orígenes más humildes pueden cambiar al mundo”.