paolo-sorrentino-fue-la-mano-de-dios

Paolo Sorrentino hace su película más personal con ‘Fue la mano de Dios’

El título de la película hace referencia a Diego Armando Maradona, ídolo que Paolo Sorrentino considera responsable por salvarle la vida.

17 diciembre, 2021 12:02 PM
- Actualizado 23 diciembre, 2021 12:19 PM

Paolo Sorrentino es uno de los principales nombres del cine italiano en activo. Se volvió mundialmente conocido por películas como Un lugar maravilloso (2011), la ganadora del Oscar La gran belleza (2013) y Youth (2015). Ahora, el cineasta nos trae Fue la mano de Dios, que llegó esta semana a Netflix luego de algunos días en cines selectos de México.

El nuevo trabajo del director tiene un inicio infumable para los detractores del astro del futbol argentino, Diego Armando Maradona, pues la primera escena inunda la pantalla con una frase que lo encumbra como “el mejor jugador de futbol de todos los tiempos”.

Paolo Sorrentino en el rodaje de Fue la mano de Dios
Paolo Sorrentino en el rodaje de Fue la mano de Dios (Crédito: Netflix)

Maradona nos dejó en noviembre de 2020, y Fue la mano de Dios acaba rindiendo un bello homenaje al futbolista, que es un ídolo en Italia. Sorrentino nació en Nápoles, donde el atleta pasó parte de su carrera jugando para el Napoli, lo que explica el peso del jugador en el país en la vida del director, así como en la trama de su nueva película.

Paolo Sorrentino y Diego Armando Maradona

Publicidad

Fue la mano de Dios es la película más bella y también la más íntima de Sorrentino. Hay tintes autobiográficos, así como hizo Federico Fellini en uno de sus clásicos, que es referenciado aquí. Así como el protagonista de su nueva obra, hay una relación entre Paolo Sorrentino y Diego Maradona.

Esto es porque, para el cineasta, el futbolista es la razón por la que está vivo. “Él involuntariamente salvó mi vida. Perdí a mis padres cuando tenía 16 años en un accidente con el sistema de calefacción en una casa en las montañas, a la que acostumbraba ir con ellos”, recuerda el director. “Ese fin de semana no fui con ellos, porque quería ir a un juego de Maradona con el Napoli en Empoli, y eso me salvó”.

El cineasta contó eso a Variety en 2015, y remató hablando de la emoción de volver a su ciudad natal para filmar su más reciente proyecto. “Fue la mano de Dios será, por primera vez en mi carrera, una película íntima y personal, una historia sobre madurar que es a la vez alegre y dolorosa”.

Fabietto y Sorrentino

Fue la mano de Dios es una poética comedia italiana, aunque con matices más serios. La película tiene un tono de caricatura, enfocándose en personajes que transpiran diferentes personalidades italianas de la región del sur, y todas contemplan la vida de Fabietto Schisa (Filippo Scotti). Su familia es el centro de su mundo, y sólo cuando este se sacude, él logra verse a sí mismo y sus ambiciones.

La principal aspiración del protagonista es volverse cineasta, pues como es mencionado en la película, él necesita abstraerse de la realidad –y, según Federico Fellini, el cine es sólo una distracción–.

Incluso quien desconozca el trabajo del director logrará ver que la historia se inspira en él –también es el guionista–. El amor de Fabietto por el futbol, por el Napoli, por su familia y su carácter de observador, son cosas que podemos relacionar a alguien del mundo artístico.

Filippo Scotti en 'Fue la mano de Dios'
Filippo Scotti es Fabietto en Fue la mano de Dios (Crédito: Netflix)

Fue la mano de Dios es un retrato bellísimo de la ligereza de la vida, y también de su fragilidad. En algunos momentos, es normal recordar a Cinema Paradiso, que tiene también un vínculo fuerte con el cine. La película de Paolo Sorrentino comienza siendo una cosa, y acaba volviéndose una oda a las producciones italianas.

El cineasta juntó el deporte, el asombro y las tristezas de la juventud, que convergen en una nueva pasión: el cine. Posiblemente, buena parte del público se identifique con algún aspecto de Fabietto, o con alguien de su familia –interpretada por grandes actores: el padre del protagonista es el magnífico Toni Servillo, la madre es Teresa Saponangelo, y la tía es Luisa Ranieri–.

Las “musas” de la trama son mujeres más maduras, cosa rara de ver –y muy buena–. Los personajes femeninos vienen en todas formas y tamaños y, por más que tengan algunas bromas que suenen mal, acaban quedando en segundo plano cuando nos percatamos de que el enfoque es otro. Es un italiano, oriundo de Nápoles, burlándose de su propia cultura.

¿Será que viene otro Oscar para Italia?

Paolo Sorrentino viene con fuerza para la actual temporada de premios: la película seguramente tendrá nominaciones y, posiblemente, premios. La producción fue seleccionada por Italia como representante por una nominación al Oscar como Mejor película internacional en 2022.

Además de ello, Fue la mano de Dios se llevó el Gran premio del Jurado en el Festival de Venecia 2021, el León de Plata y también el trofeo Marcello Mastroianni de Mejor actor joven para Filippo Scotti. Paolo Sorrentino se llevó el Premio Campiello de Mejor película, y Teresa Saponangelo obtuvo el de Mejor actriz.

Sólo resta esperar para saber si la película tendrá su merecido impacto en las premiaciones de 2022.

Publicado originalmente en la versión brasileña de Filmelier News.