turno-del-día-netflix

Para bien o para mal, ‘Turno del día’ es la típica película de algoritmos

Al intentar ser todo para el mayor público posible, la nueva función de Netflix acaba convirtiéndose en algo que olvidarás en pocos días.

15 agosto, 2022 10:49 AM
- Actualizado 18 agosto, 2022 10:43 AM

Probablemente hayas oído hablar del término “película de algoritmos”. Básicamente, el término se emplea en producciones que utilizan el comportamiento de los espectadores en streaming (o, en el último caso, en los cines) para reunir todo lo que atrae al público en un solo largometraje, creando así un éxito “garantizado”. Aunque intente escapar de este cliché, Netflix se identifica constantemente con la táctica, y ‘Turno del día‘, que se estrenó este viernes (12), es otro gran ejemplo de ello.

¿No lo crees? Veamos. El terror es un género que tiene un público fiel, sobre todo el gore (largometrajes que salpican de sangre por todas partes. Eso está en ‘Turno del día’. Los vampiros son personajes que atraen la fascinación. Ellos también están presentes. ¿Acaso al público le gustan las películas de policías amigos con estética ochentera, como ‘Máquina letal’ y ‘CHiPs: La película’ (el Top 10 global de Netflix el otro día)? Eso también está en la mezcla. Además, añade una subtrama de la relación de un padre con su hija, para crear empatía con el público y seguir encajando la producción en el Día del Padre.

Hay más. Si la franquicia de ‘John Wick’ triunfó por estar dirigida por ex directores de escenas de riesgo, ‘Turno del día’ también está dirigida por J.J. Perry -nuevo en el cargo y que, por cierto, hizo las escenas de acción en ‘John Wick: otro día para matar‘. En el reparto también figuran Jamie Foxx (que, cabe recordar, es uno de los villanos del mayor éxito del cine, ‘Spider-Man: sin camino a casa‘) y Snoop Dogg, lo que aporta otra cara conocida y atrae a otro grupo demográfico a la película.

Jamie Foxx y Dave Franco formando ese improbable dúo de socios que conocemos de otros carnavales (crédito: difusión / Netflix)

Publicidad

El gran problema es que no todo se conecta. Es increíble cuando una película consigue desdibujar las líneas que dividen los géneros, creando algo improbable. ‘Lo que hacemos en las sombras’, por ejemplo, aúna vampiros, terror y comedia de forma impecable, dentro del subgénero del terror. Resulta que esto suele funcionar cuando se emplea en beneficio de la historia que se cuenta en la pantalla.

En el caso de ‘Turno del día’, intentan serlo todo, pero terminan sin nada. El humor apenas funciona, mientras que los elementos de terror ni asustan ni hacen reír. Los policías amigos no tienen química, y Dave Franco hace lo que puede. La relación entre el personaje de Foxx y su hija (interpretada por Zion Broadnax) puede crear empatía, pero se resuelve de forma precipitada.

Los vampiros, en cambio… Mira, cuando se escribe un guión que toma prestados elementos fantásticos, es importante crear reglas sólidas para ello, sobre todo si se pretende crear una franquicia. No todo vale, a riesgo de romper la lógica interna del universo simplemente para resolver el conflicto de la trama. ¿Adivina qué? Pues bien, ‘Turno del día’ hace exactamente eso, tirando por la borda en su último tercio importantes reglas que había establecido para los villanos.

¿La dirección la salva, entonces? Ni siquiera eso. Puede que J.J. Perry esté cargado de buenas intenciones, pero el cineasta aporta una mano extremadamente académica a su dirección. Bebe poco del horror en las escenas gore, no juega con los elementos de las escenas de acción ni alcanza la cima de su trabajo en las secuencias de lucha.

Aunque cuenta con Scott Adkins, un actor especializado en el cine de acción, ‘Turno del día’ se queda corta en las escenas de acción (crédito: difusión / Netflix)

No hay correlación alguna con el trabajo por el que se han dado a conocer Chad Stahelski y David Leitch (ambos de ‘John Wick: otro día para matar’), con escenas de acción muy movidas (inspiradas en el anime), planos largos y esa sensación de gran peligro mientras el protagonista de turno apila a sus oponentes. Y ojo, que aquí Stahelski es el productor de esta película.

Vale, todo esto hace que parezca que ‘Turno del día’ es la peor película del mundo. No lo es. Aunque defectuosa, sus casi dos horas de duración consiguen aportar algo de entretenimiento, con buenos chistes aquí y allá. Por desgracia, el guión no saca lo mejor de Jamie Foxx (como, por ejemplo, en ‘Django sin cadenas’ y ‘Escape’), pero la presencia de Snoop Dogg lo compensa: el actor y rapero sólo tiene que aparecer en escena, sin hacer nada, y una sonrisa se dibuja en nuestro rostro.

Quizás el mayor problema de ‘Turno del día’ es que, en ese intento de serlo todo, acaba convirtiéndose en un entretenimiento olvidable. La película no causa ni siquiera un impacto negativo. Simplemente está ahí. Dos días después, ni siquiera recordarás bien la trama.

Es una lástima, sobre todo si se tiene en cuenta que el presupuesto de producción fue de unos 100 millones de dólares. Puede que sea poco para una superproducción cinematográfica, pero es mucho dinero para una película de acción cómica directa, y más aún para una que intenta tener sólo la estética de las películas gore de serie B.

Snoop Dogg hace que “Turno del día” valga la pena (crédito: difusión / Netflix)

Es hora de que Netflix entienda que menos es más. No sólo tener menos producciones originales, centrándose en las efectivamente buenas, sino también darse cuenta de que los argumentos más sencillos y sin tantos elementos funcionan mejor que intentar ser todo para todos.

Al fin y al cabo, ese era el objetivo del algoritmo: encontrar algo perfecto para que lo veas, no hacer que todo el mundo vea lo mismo.

¿Quieres saber más sobre ‘Turno del día’, además del tráiler y el enlace para verla online? Haz clic aquí.

Sigue a Filmelier en FacebookTwitter, e Instagram.