el-asesino-de-mi-hija-critica-netflix

Netflix muestra lo peor de las personas con ‘El asesino de mi hija’ y ‘La niña de la foto’

Durante dos semanas seguidas, Netflix ha contado historias de crímenes contra niños por parte de monstruos, cuyas historias son reveladas en los documentales ‘El asesino de mi hija’ y ‘La niña de la foto’.

Matheus Mans   |  
13 julio, 2022 10:18 AM
- Actualizado 18 julio, 2022 5:54 PM

Pareciera que Netflix quiere quitarnos un poco de esa fe que todavía tenemos en la humanidad. Por segunda semana consecutiva, el servicio de streaming nos presenta películas que tocan lo más abyecto, degradante y perturbador que hay en la sociedad: la violencia contra los niños.

En la última semana, el documental La niña de la foto brindó una de las historias más impactantes contadas en una película de la plataforma. Ahora, este martes, Netflix presentó otro documental: la producción francesa El asesino de mi hija, la nueva apuesta del gigante del streaming por el llamado cine “true crime”.

A final de cuentas, es un género que ha funcionado muy bien en los servicios de streaming. Aunque son documentales muy tradicionales, son películas que hablan sobre casos sombríos que involucran violencia, crímenes reales y, principalmente, conclusiones inesperadas.

Antes de la mencionada dupla, Netflix ya había hecho bastante ruido con producciones como Abducted in Plain Sight, Don’t Fuck with Cats, Tiger King y similares. Son películas y series que abren una grieta en ese espacio perturbador de la humanidad. Aún mantenemos distancia, protegidos por una barrera. Pero la pantalla nos deja ver lo que sucede ahí dentro.

El asesino de mi hija
Netflix lleva dos semanas estrenando películas sobre crímenes contra niños (Crédito: Netflix)

Publicidad

Mientras tanto, en estas dos nuevas producciones, Netflix se enfocó en historias reales (una en los Estados Unidos, la otra en Europa) que muestran a depredadores de niños. Lógicamente, son películas muy difíciles de ver, en buena parte debido a una náusea casi anestésica que abate al público.

Cada una con sus particularidades, estas películas saben la mejor manera de llevar la narrativa, con un lenguaje sencillo, coherente y ordenado, para que el público no se pierda de nada y, claro, comprenda mejor cómo esos crímenes ocurrieron y ganaron proporción.

Netflix apuesta por la misma estructura de siempre

Estrenada esta semana, El asesino de mi hija cuenta lo que este título, absolutamente didáctico, deja claro: un hombre busca venganza y justicia por el asesinato de su hija.

Todo comienza con la muerte de la niña, aparentemente debido a asfixia con comida. Sin embargo, el padre biológico de la víctima comienza a ver señales de que el padrastro, un prestigioso médico, tiene algo que ocultar. Es ahí cuando él comienza una investigación paralela, intentando entender los últimos momentos de la vida de su hija y el papel del médico en su muerte.

En fin, es una narrativa muy tradicional ya utilizada muchas veces por Netflix. Muchas personas sentadas frente a la cámara, dando testimonios, mientras que la dirección del debutante Antoine Tassin nos presenta dramatizaciones que recrean los pasajes contados por los entrevistados.

Es la misma cosa que vemos en La niña de la foto. En esta película, la directora Skye Borgman (de Abducted in Plain Sight) sigue el formato al pie de la letra, sin desviaciones ni sorpresas, para hablar sobre lo que hay detrás de la historia de una mujer que murió después de un accidente, en un caso con giros extraños.

La niña de la foto, de Netflix
La niña de la foto presenta detalles de un crimen y las investigaciones (Crédito: Netflix)

Esto demuestra que, actualmente, a Netflix no le interesa hacer algo muy diferente de lo que ya ha hecho en esas producciones que ya mencionamos. Mismo ritmo, misma forma de filmar y de contar la historia, de presentar a los personajes y hasta de dar el golpe anímico.

Hasta hay semejanzas en las dramatizaciones: ambas películas le apuestan a las fotos antiguas siendo observadas por los actores que interpretan a los involucrados en la historia. Es, a final de cuentas, la manera en que la dirección logra acercar a esos personajes a la realidad presentada.

El asesino de mi hija y las historias increíbles

Lo que vale aquí es la historia en sí: ambas, después de todo, son increíbles. La más nueva, El asesino de mi hija, es de esas que causan náuseas. Al ver en pantalla al padre de la niña asesinada, entendemos la rabia de ese hombre aunque nosotros, al otro lado de la pantalla, no tengamos la experiencia de la paternidad.

Las imágenes bien colocadas del padrastro, cuando habla sobre el caso, sólo amplifican esas emociones. Son pequeños trucos expertos del cineasta que, a pesar de no tener experiencia en largometrajes ni con el género, muestra ser competente en el formato.

Borgman sabe que tiene una historia impactante entre manos. Mientras que El asesino de mi hija apuesta por esa indignación casi natural, La niña de la foto apuesta por lo chocante. Todo en ella es repugnante, claro, pero la forma en que la narrativa es presentada causa sorpresa y, con ello, shock.

El cineasta y guionista sabe cómo apoderarse de los pormenores de los relatos para que el espectador sea sorprendido poco a poco, de forma lenta y cruel. Es difícil no sentir un gusto amargo en la boca, viendo la forma en que ese crimen y su investigación fueron conducidos y concluidos.

Por otro lado, hablando de gusto amargo, El asesino de mi hija y La niña de la foto dan pie a la pregunta: ¿hasta cuándo esas historias tan duras serán tan exitosas? La película de la semana pasada conquistó un espacio interesante en el ranking de lo más visto de Netflix durante el fin de semana, y la otra película seguramente seguirá el mismo patrón.

O sea: todavía tienen poder de permanencia. Pero, ¿a qué costo? Son películas del mismo formato, que apuestan todo a la tragedia ajena. No lo sé, pero queda la sensación de eso tiene fecha de caducidad… y que está muy, muy cerca.

¿Quieres saber más sobre El asesino de mi hija, ver el tráiler y encontrar el enlace directo para verla? Entonces entra aquí.

Publicado originalmente en la edición brasileña de Filmelier News.