gorr-thor-amor-y-trueno-analisis

Cómo Gorr fue desperdiciado en ‘Thor: Amor y trueno’

A pesar de su buen desarrollo inicial y de la excelente actuación de Christian Bale, el villano Gorr acaba relegado a segundo plano y acaba desapareciendo de la narrativa.

Matheus Mans   |  
11 julio, 2022 10:31 AM

Thor: Amor y trueno (Thor: Love and Thunder) comienza como la mayoría de las producciones de Marvel Studios. La película, ya en cines mexicanos, deja la tradicional etiqueta del estudio en segundo plano. De inmediato, la historia nos presenta los orígenes de Gorr, el villano interpretado por Christian Bale (El caballero de la noche). Él acaba de ver a su hija morir y, cuando encuentra a una deidad que cree que es buena y poderosa, se decepciona. El dios en cuestión ni siquiera está ahí para su hija. De ahí surge su ímpetu –y la posibilidad– de convertirse en el “Carnicero de los dioses”.

Todo es favorable para un correcto desarrollo del villano –una de las cosas con que más tropieza Marvel, quizá con excepción de Thanos y Killmonger–. Hay una gran escena de origen, contada con cuidado para que haya identificación con el personaje. A final de cuentas, aunque Gorr es impulsado por una sed de venganza simple y llana, ya vimos que hay un sentimiento muy fuerte detrás. No quiere matar dioses porque sí. Es el desprecio de estos por la vida de su hija, y la falta de benevolencia en la que tanto creemos. Gorr fue abandonado.

Gorr y Thor
En los cómics de Marvel, Gorr usa mucha menos ropa que en la película (Crédito: Marvel Comics)

Además de eso, Bale también está muy bien, como siempre. Aunque casi abandonó el papel debido al atuendo del personaje en los cómics, él entendió a profundidad el dolor del personaje. Cargadísimo de maquillaje después de esa primera secuencia, mostrando las sombras que lo acompañan, Gorr demuestra dolor. El sufrimiento lo sigue. No es exactamente sadismo el que muestra al matar a cada dios que se atraviesa en su camino, sino un deseo innegable de llegar a un objetivo final que queda en el aire.

Publicidad

Es un villano palpable, comprensible y, por ello, fuerte.

El desperdicio de Gorr

A partir de aquí nos meteremos con algunos spoilers sensibles. Así que, si no quieres detalles de la trama, mejor regresa al texto después de ver la película.

Después de ese inicio contundente, Gorr vuelve a aparecer con mayor presencia en pantalla en el primer gran ataque del Carnicero contra Nuevo Asgard. Nuevamente, el director Taika Waititi dirige un espectáculo sombrío impresionante: criaturas bizarras que surgen de la nada, ataques repentinos, oscuridad que avanza. Gorr no es el mejor combatiente, pero logra sembrar miedo con su elegante y temible Necroespada.

Hasta este punto de la película, hay dos cosas muy bien establecidas en Thor: Amor y trueno. la primera, conocemos el origen de Gorr y, por extraño que parezca, podemos entenderlo. Él siente esa rabia contra esa divinidad invisible que no nos ayuda en momentos difíciles. Él mata a los dioses para probar su inviabilidad e insignificancia. Después, en esa lucha de Gorr contra Thor y la Poderosa Thor (Natalie Portman), sabemos que no será fácil para ellos derrotarlo, ¿verdad? El villano posee el mismísimo poder de las sombras.

Christian Bale como Gorr en 'Thor: Amor y trueno'
Christian Bale como Gorr en Thor: Amor y trueno (Crédito: Disney)

Con todo ello bien establecido, sin embargo, Waititi acaba dejando a Gorr en segundo plano. Después de todo, hay muchas tramas en Thor: Amor y trueno: el cáncer de Jane Foster, los problemas personales del propio Thor, exceso de bromas que no llevan a nada…

Con sólo dos horas de duración y tanto por resolver, el guión de la película de Marvel acaba teniendo que simplificar demasiadas cosas. ¿Jane necesita acordarse de Mjölnir? Fácil: pon unos libros ahí. ¿Thor debe encontrar a Gorr? Fácil también: sólo hay que crear una conexión con el hijo de Heimdall.

Así, Gorr también acaba viendo su arco narrativo reducido, minimizado. Aún con el potencial para ser un nuevo Killmonger, el personaje no tiene más que un par de escenas de combate más y una (buena) escena junto a los niños que secuestra –con Bale en todo su esplendor–.

Sin embargo, todo queda ahí. El personaje no tiene un gran momento, no hay dificultades. Hay luchas tibias entre él, Thor y la Poderosa Thor. A pesar de todo el desarrollo inicial, él no sigue su camino hacia el poder que realmente podría tener. Parece sólo una preocupación pasajera.

La propia Jane, por ejemplo, no sucumbe al Carnicero, sino que la mata el cáncer. Hasta el mismo Korg (Waititi), amigo de piedra del Dios del Trueno, no es herido por el villano de la película, sino por el bohemio Zeus (Russell Crowe). ¿Cuál es el mal que ese villano realmente causa? ¿Qué marca deja Gorr en la franquicia de Thor y de Marvel como un todo?

Al final, un villano interesante y con tal profundidad se vuelve desechable en una película que habla más sobre el amor, resolución de riñas pasadas, y nuevas generaciones. Una pena ver a Bale desperdiciado. Gorr, sin duda, pudo ser más de lo que realmente fue.

Thor: Amor y trueno está actualmente en salas de cine mexicanas. Si quieres saber más de la película, ver el tráiler o comprar boletos, entra a este enlace.

Publicado originalmente en la edición brasileña de Filmelier News.