muerte-en-el-nilo-analisis

‘Muerte en el Nilo’: una buena película que muestra la crisis de creatividad en Hollywood

A pesar de la vasta obra de Agatha Christie, ‘Muerte en el Nilo’ es la prueba de que los estudios optan por adaptar siempre las mismas historias.

Matheus Mans   |  
11 febrero, 2022 10:11 AM
- Actualizado 18 febrero, 2022 10:01 AM

Considerada una de las más grandes escritoras de la historia, Agatha Christie escribió nada menos que 93 libros y 17 obras teatrales –además de llevar una vida interesante que incluye una desaparición de varios días, digna de sus novelas–. Sólo que toda su versatilidad está ausente del cine, pues siempre se adaptan las mismas historias. Es así como Muerte en el Nilo (Death on the Nile) llegó a salas de cine este 10 de febrero.

Dirigida por Kenneth Branagh, la película surge como una especie de continuación para Asesinato en el Expreso de Oriente, que inicia las adaptaciones del actor y director inglés de las aventuras del detective Hercule Poirot. En esta historia, el tren es sustituido por un navío que recorre el río Nilo, en Egipto. A bordo, un grupo de personas celebran una boda.

Muerte en el Nilo
Gal Gadot y Armie Hammer viven un romance en Muerte en el Nilo (Crédito: 20th Century Studios)

Es en medio de esa celebración que una mujer es asesinada. Poirot está presente, y así comienza la investigación. ¿Quién la mató, o quién la mandó matar? Son las preguntas que circulan en la mente de Poirot y del espectador. Del otro lado, están los sospechosos interpretados por un elenco de peso: Gal Gadot, Armie Hammer, Tom Bateman, Annette Bening, Russell Brand, entre otros.

Publicidad

Es una película entretenida, a pesar de haber envejecido tan mal antes de ser estrenada: Hammer ha sido acusado de abuso por una expareja y Letitia Wright, de Pantera Negra, ya tiene reputación por su postura antivacunas. Ignorando esos hechos, la película brinda un buen rato en la sala de cine. Sólo queda la pregunta: ¿por qué esa historia de nuevo?

Más allá de Muerte en el Nilo

Una vez más: Christie escribió más de 90 historias. De esas, 40 son con el detective Hercule Poirot. El resto se divide entre personajes menos conocidos de la autora, como la simpática Miss Marple (14 historias), Tommy y Tuppence (cinco), Arthur Hastings (ocho) y Superintendente Battle (cinco libro), además de Parker Pyne y Mr. Harley Quin (cada uno con un libro).

Pensando en Poirot, el foco de Branagh, varias de esas 40 historias son aclamadas, pero parece que sólo existen Asesinato en el Expreso de Oriente y Muerte en el Nilo. El primer libro ya tiene tres adaptaciones: además de la de 2017, están la de Sidney Lumet de 1974, y la de 2001 con Alfred Molina. Muerte en el Nilo también tiene otra versión, de 1978, con Mia Farrow y Peter Ustinov.

Eso sin mencionar que Asesinato en el Expreso de Oriente y Muerte en el Nilo tienen tramas semejantes: ambientes limitantes en extremo que reducen a los posibles sospechosos –incluso si la resolución del crimen en el tren es la más osada y creativa de las dos–.

Muerte en el Nilo
Muerte en el Nilo sigue la clásica línea del “whodunit”, tan utilizado por Hollywood y la propia Christie (Crédito: 20th Century Studios)

Branagh apostó por historias que ya han sido inmortalizadas en el cine –aunque Muerte en el Nilo de 1978 no es tan conocida, Peter Ustinov se convirtió en uno de los principales intérpretes de Poirot–. Entre otros éxitos, tenemos Testigo de cargo, de Billy Wilder, Muerte bajo el sol y Cita con la muerte, ambas con Ustinov.

¿Dónde quedaron las buenas adaptaciones sobre Poirot, como la inaugurual El misterioso caso de Styles, la inusitada El asesinato de Roger Ackroyd, la querida El misterio de la guía de ferrocarriles? O, incluso, Telón, el libro más distinto protagonizado por Poirot, al ser su último caso? Son buenas historias, que darían para buenas películas, pero han sido dejadas de lado en el cine.

Hollywood en crisis

Así, queda evidenciada la crisis que atraviesa Hollywood. Una mente creativa como la de Agatha Christie, con tantas historias escritas e innumerables éxitos en las repisas, ha terminado en la maquinaria de monotonía. Primeramente, en una época en la que las historias de detectives van a la alza, parece no haber voluntad por ir más allá de Poirot.

Miss Marple es un personaje más simple y sin muchos atributos, pero que bien podría dar para películas ligeras y divertidas, por ejemplo, rompiendo un poco con la figura del detective inteligente y bigotón. O podrían apostar por suspensos sin un investigador central, como Los diez condenados, el libro más distinto y original de Christie.

Hollywood ya no sabe pensar fuera de la caja. Los grandes estudios no se atreven, no provocan ni instigan. Hasta cuando pueden adaptar cualquier historia de la “Reina del crimen” para no hacer más de lo mismo, deciden llevar a la pantalla las que ya tuvieron sus adaptaciones definitivas –no tengo duda, acá entre nos, que la próxima de Branagh será Testigo de cargo–.

No hay nada de malo en ver películas entretenidas, ligeras y sin pretensiones en salas de cine, como es el caso de Muerte en el Nilo. Pero desanima y hasta cansa ver que hay buenas historias aún –escritas ya hace casi cien años, en este caso– que siguen sin tener las adaptaciones que merecen.

Agatha Christie tiene potencial para mucho más. Sólo hace falta que Hollywood salga de su marasmo.

¿Quieres saber más sobre Muerte en el Nilo, ver el tráiler y comprar boletos? Entra a este enlace.

Publicado originalmente en la edición brasileña de Filmelier News.