origen-e-historia-de-los-oscar-bong-joon-ho-parasitos

Conoce el origen e historia de los Oscar

La premiación surgió como una simple fiesta entre los miembros de la Academia. Sin embargo, con el tiempo, la estatuilla de los Premios de la Academia se ha transformado en objeto de deseo por todo el mundo. Conoce más sobre la historia de los Oscar.

2 abril, 2021 3:50 PM
- Actualizado 20 abril, 2021 6:56 PM

Una fiesta que reúne a la crema y nata del cine mundial, con rostros famosos, vestidos carísimos, además de productores y ejecutivos multimillonarios, todos desfilando por la alfombra roja para ser vistos por miles de millones de personas en el mundo. Esos son los Premios de la Academia hoy. ¿Pero conoces cómo inició la historia de los Oscar?

Esa es una historia que a menudo se confunde con la del cine mismo.

La Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas (conocida por sus siglas en inglés, AMPAS) fue fundada el 11 de mayo de 1927, hace casi un siglo. La primera idea sobre la creación de la institución vino de Louis B. Mayer, de quien viene la “M” en MGM (el estudio Metro-Goldwyn-Mayer).

Su intención era mejorar la imagen general de la industria, que para entonces era muy nueva –los primeros estudios fueron creados en Nueva York entre finales del siglo XIX e inicios del XX, y se mudaron a Hollywood hacia la década de 1910–.

historia de los Oscar
Una imagen de la cena inaugural de la Academia, el 11 de mayo de 1927 (Foto: AMPAS).

Así fue como 36 grandes nombres de Hollywood fueron llamados a conformar la AMPAS, y estuvieron presentes en la cena que marcó la fundación de la organización –hoy se les considera sus miembros fundadores–. Es una lista de nombres que, además de Mayer, incluye a actores como Douglas Fairbanks y Maru Pickford; al director Cecil B. DeMille; y a los productores Sid Grauman, Harry Warner y Jack Warner –dos de los cuatro hermanos Warner–. Fairbanks fue electo como su primer presidente, mientras que Thomas Edison, quien patentó la cámara cinematográfica, fue su primer miembro honorario.

La Academia inició
con 36 miembros.
Hoy tiene 9 mil 362.

Publicidad

Desde el comienzo de la historia de los Oscar, la Academia tenía como objetivo fomentar la investigación y desarrollo del cine como arte y ciencia, además de, en sus inicios, mediar eventuales cuestiones laborales (algo que después sería asumido por los sindicatos).

Aunque ya se hablaba sobre banquetes anuales entre sus miembros, no se había dicho nada sobre una premiación. Sin embargo, poco después, Mayer tuvo la idea: crear un premio que uniera a las entonces cinco ramas de la Academia (actores, directores, productores, guionistas y técnicos) para una celebración.

La primera entrega de los “Academy Awards” (“Premios de la Academia”, por el nombre de la organización) fue el 16 de mayo de 1929, en el Hollywood Roosevelt Hotel (que entonces era la sede de AMPAS), a pesar de que la lista de ganadores había sido divulgada tres meses antes. Las entradas para la fiesta costaban 5 dólares (unos 76.90 dólares en valores actuales, unos 1,500 pesos mexicanos). El público fue de 270 personas, y Douglas Fairbanks entregó los premios de las 12 categorías en 15 minutos. La premiación no fue transmitida por radio ni por TV (la televisión comercial en Estados Unidos comenzaría hasta 1941).

La primera acreedora al premio a Mejor película en la historia de los Oscar fue Alas (Wings, su título original).

Wings historia de los Oscar
‘Alas’ fue la primera película en recibir el Premio de la Academia a Mejor película. (Foto: Paramount Pictures).

Ya en el segundo año, en 1930, la premiación tuvo un espíritu más similar al que tiene hoy. A pesar de que fueron sólo siete categorías, los ganadores no fueron nominados previamente, y la ceremonia fue transmitida en vivo por radio. Por otro lado, no hubo ningún nominado oficial, sino hasta el anuncio de los ganadores.

La segunda edición en la historia de los Oscar también representó la primera vez que, al menos de forma notoria, un nominado hizo campaña de cabildeo para llevarse la estatuilla. Mary Pickford, esposa de Fairbanks, organizó una cena con los votantes de la premiación, algo que pudo (o no) haber ayudado a la actriz a ser premiada por su actuación en Coqueta (Coquette).

Hoy, esas campañas especiales para el Oscar son hechas por todos los estudios. Con el tiempo, el número de categorías fue aumentando, la fiesta fue creciendo y atrayendo cada vez más la atención de la industria. La primera vez que la ceremonia fue transmitida por televisión en Estados Unidos fue en 1953.

¿Cuál es el origen de la estatuilla?

Desde su primera edición, uno de los objetos más icónicos de los Premios de la Academia ha sido, claro, la estatuilla. Llamado oficialmente “Premio de la Academia al Mérito”, el trofeo fue creado por el escultor George Stanley a partir de un  boceto hecho por el director de arte de MGM, Cedric Gibbons –con base, según se dice, en la silueta del actor mexicano Emilio “El Indio” Fernández”–. Originalmente hecha de bronce, se ha fabricado con distintos materiales desde entonces, desde yeso (durante la Segunda Guerra Mundial) hasta estaño cubierto de oro.

La evolución visual de la estatuilla (imagen: reproducción)

Independientemente de su inspiración y materiales, la estatuilla presenta a un caballero en estilo Art Decó con una espada, sobre un carrete de película con cinco agujeros, representando cada una de las cinco ramas originales de la Academia.

Para los conocedores, las mayores diferencias desde 1929 han sido que la estatuilla es un poco más grandes (alcanzando unos 34.3 centímetros) y que obtuvo una base más grande. Su peso actual es de 3.856 kilogramos.

¿De dónde viene el nombre “Oscar”?

Uno de los aspectos más controvertidos de la historia de los Oscar es el origen de su apodo mismo –hoy oficialmente registrado–.

Una de las explicaciones es atribuida a la actriz Bette Davis, quien fue presidenta de AMPAS en 1941 y apodó a la estatua por recordarle a su primer marido, el músico Harmon Oscar Nelson.

Otras fuentes afirman que los propios oficiales de la Academia apodaron así al premio desde mucho antes, y que el nombre ya era citado en discursos y en la cobertura de la prensa desde mediados de los años 30. De acuerdo con estos datos, el sobrenombre vino de Margaret Herrick, directora ejecutiva de AMPAS, quien aseguraba que la escultura le recordaba a cierto “tío Oscar”.

Una tercera versión defiende que fue bautizada así por el periodista Sidney Skolsky, quien usó el término en una columna de 1934.

Independientemente de su origen, el apodo de la estatuilla se volvió aún más conocido que su propio nombre original –y, con el tiempo, pasó a identificar a la premiación misma–.

¿Y quién se queda con la estatuilla?

Podría parecer contradictorio, pero quién gana un Oscar no necesariamente puede hacer lo que quiera con la estatuilla. Desde 1951 está prohibido que los acreedores vendan su premio sin antes ofrecérselo a la misma Academia por un dólar. La intención es evitar que la estatuilla se transforme en un objeto de deseo entre coleccionistas y alcance valores estratosféricos en subastas.

Aun así, en la historia de los Oscar, algunos premios previos a 1951 han surgido eventualmente en el mercado –por ejemplo, está el que Orson Welles recibió en 1942 por Ciudadano Kane, que fue vendido a un coleccionista privado en 2011 por 861 mil dólares (un millón de dólares en valor actual, cerca de 20 millones de pesos mexicanos).

La Academia ni siquiera concede la licencia de la imagen del premio. Las estatuillas de plástico vendidas en las tiendas de recuerdos de Hollywood, por ejemplo, son lo suficientemente distintas como para no provocar procesos legales en contra de fabricantes y vendedores.

No te engañes, estos Oscar son fakes, creados para su venta a turistas que visitan Hollywood (Foto: reproducción).

O sea que si un día quieres tener un Oscar en tu repisa, la solución es simple: tendrás que ganártelo.

Texto adaptado de su versión original en portugués

Si te interesa la historia de los Oscar, lee también: ¿Qué es la Academia y quién vota en los Oscar?