no-te-preocupes-cariño

‘No te preocupes cariño’ es una buena película atormentada por peleas tras bastidores

Los chismes sobre el rodaje de la película acaban siendo más interesantes que la película misma, lo que es una pena, ya que el largometraje suscita buenos debates.

Matheus Mans   |  
22 septiembre, 2022 12:26 PM
- Actualizado 26 septiembre, 2022 12:47 PM

A su paso por el Festival de Venecia, una de las citas cinematográficas más importantes del mundo, de No te preocupes cariño se habló menos de la calidad de la película y más de los roces en el reparto.

Colocados en cinco sillas, que parecían tan incómodamente envueltas en espinas, Olivia Wilde, Chris Pine, Harry Styles, Gemma Chan, Florence Pugh y Nick Kroll apenas interactuaron durante el estreno. Incluso hubo una polémica sobre un posible escupitajo de Styles hacia Pine. Por no hablar de que fue la única vez que contó con la participación de Florence Pugh, que se ausentó de la rueda de prensa y de las entrevistas para promocionar la película.

Ahora, con el estreno del largometraje en México el jueves 22, podemos decir que la película no es mala, ni mucho menos. A pesar de ser cero original, rumiando conceptos ya vistos en producciones como WandaVision, Mujeres perfectas e incluso Truman Show: Historia de una vida, No te preocupes cariño tiene un buen ritmo, una historia interesante, con un mensaje bien definido y, sobre todo, una gran interpretación de Florence Pugh (Midsommar: El terror no espera la noche). La historia de una extraña comunidad en los años 50, en la que una mujer comienza a cuestionar todo lo que le rodea y la realidad en la que vive, tiene claros trazos de comentario social, hablando de la opresión y del papel de la mujer.

Sin embargo, aún con sus méritos, es seguro que lo que quedará en el recuerdo inmortalizado que siempre proporciona el cine, son los rumores y cotilleos de todo lo que ocurrió tras bambalinas en la grabación y la preproducción.

Tras bastidores de No te preocupes cariño

Publicidad

Todo empezó con el casting. En primer lugar, Dakota Johnson (50 sombras de Grey) abandonó el proyecto por conflictos de agenda, siendo sustituida por KiKi Layne. Hasta aquí todo bien, es parte del juego. El problema viene con Shia LaBeouf (Honey Boy). El actor, que actuaba junto a Pugh, abandonó la película tras el inicio de las grabaciones cuando la producción se detuvo por la contaminación de Covid-19 en el set. Wilde dijo que era para crear un ambiente seguro en el set y que el actor no colaboraba para que el ambiente de rodaje fuera seguro y positivo. Y ahí es donde las cosas se complican: LaBeouf, que recientemente fue acusado de agresión sexual, demostró que las cosas no eran así.

No te preocupes cariño, Harry styles, Chris Pine
El clímax en Venecia sólo reforzó que las cosas no iban bien detrás de las cámaras de la película (Crédito: Reproducción)

De hecho, abandonó el proyecto por un conflicto de agenda. Incluso mostró un vídeo con la propia directora pidiéndole que se quedara y lo reconsiderara, desmintiendo lo que había dicho hasta entonces. Se creó el primer gran choque.

Más tarde, con Harry Styles ya en el reparto, surgió un elemento que casi siempre causa problemas en los sets de rodaje: la pasión. Durante el rodaje, Wilde se divorció de su marido, el actor Jason Sudeikis, y pronto comenzó este nuevo romance. Los procedimientos con la estrella de Ted Lasso pronto se volverían tumultuosos, con la presentación de los papeles de la custodia de los hijos en medio de un panel de No te preocupes cariño de la CinemaCon. Además, se rumoreaba que esta relación amorosa entre Wilde y Styles era suficiente para disgustar a Pugh. La actriz habría tenido un desencuentro con el director por el trato diferenciado y por asumir funciones que no le correspondían por el distanciamiento de Wilde.

Cabe decir que esta información es fruto de rumores y comentarios no identificados de personas relacionadas con el set. Pero la falta de divulgación de la película por parte de Pugh, muy activa en las redes, causó extrañeza. Además, cuando las grabaciones llegaron a su fin, la protagonista dio las gracias a todos los implicados, excepto a Styles y Olivia Wilde.

Por último, poniendo más pimienta a esta historia entre bastidores está el Festival de Cine de Venecia. Además de todo el malestar visible del reparto y la ausencia de Florence Pugh en la rueda de prensa y en la alfombra roja, empezó a circular por las redes sociales un vídeo con Harry Styles escupiendo supuestamente a Chris Pine. Obviamente, los asesores de los actores negaron el suceso. Pero entre nosotros, el vídeo es realmente extraño: Pine deja de aplaudir de repente, mira hacia abajo con incredulidad y se ríe. Mientras tanto, Styles hace un movimiento extraño con la boca. Nunca lo sabremos.

¿Y la película?

Pero vayamos al grano: la película. Aunque estas turbulentas escenas entre bastidores dan la sensación de que la película será un auténtico desastre, no es eso lo que sentimos en la gran pantalla. No te preocupes cariño tiene problemas, por supuesto. En primer lugar, la premisa, bastante manida: un recuento del Mito de la Caverna de Platón, con una persona que observa las sombras e intenta descubrir lo que hay detrás de ellas. 1984, Un mundo feliz, Truman Show: Historia de una vida, Mujeres perfectas e incluso Midsommar: El terror no espera la noche, película también protagonizada por Florence Pugh, coquetean con la esencia de esta historia ya mitológica.

Las sorpresas de la trama no son realmente sorprendentes y la historia se vuelve muy familiar.

Además, Harry Styles realmente no se ve bien en la producción. Como actor, sólo refuerza lo completo que es como cantante, carrera en la que debería centrarse. No consigue dar intensidad a su personaje, ni hacerlo creíble en pantalla. Esto es todo un problema, ya que la trama y las emociones nacen de lo que hace o deja de hacer su personaje.

Gemma Chan, que ya había mostrado apatía en Eternals, repite una actuación opaca, casi sin vida. Al menos no perjudica tanto a la película, ya que es una actriz secundaria menor.

Al menos los problemas se quedan ahí, en esas actuaciones medias y en la falta de creatividad. En cuanto al ritmo, No te preocupes cariño es razonable, sobre todo por su final enérgico y potente, que revela un mensaje trabajado con poca delicadeza. Sin embargo, tiene un impacto.

La mejor de todas, al final, es Florence Pugh: la actriz, que ha hecho un buen papel desde Lady Macbeth, sólo demuestra que es uno de los grandes nombres de Hollywood. Su actuación es poderosa, llena de emociones y capas. Se merecía una película menos caótica y no tan eclipsada por las bambalinas; al fin y al cabo, está claro que No te preocupes cariño será eternizada por los rumores más que por sus cualidades como película.

Y eso, de una historia con puntos positivos, es una pena.

No te preocupes cariño ya está en los cines. Si quieres saber más sobre la película o encontrar el enlace para comprar tus boletos, da clic aquí.

Sigue a Filmelier en FacebookTwitter, e Instagram.