erase-una-vez-un-genio-critica-1

‘Érase una vez un genio’ es George Miller en estado puro: sorprende en forma y el lenguaje

Protagonizada por Idris Elba y Tilda Swinton, la película trata de una mujer solitaria que se encuentra con el genio de la lámpara.

Matheus Mans   |  
8 septiembre, 2022 12:59 PM

Al pensar en el genio de la lámpara, el recuerdo va casi directamente a Aladdín. El clásico de animación de Disney, que también tuvo una versión de acción real, inmortalizó a esta alegre, animada y divertida criatura azul que cumple tres deseos. Primero con la voz de Robin Williams y luego interpretada por Will Smith. Solo que esa no es la representación más fiel de las narraciones que poblaban el imaginario. Ahora, esta figura mitológica recibe una representación inédita, más fiel y contemporánea con Érase una vez un genio, que se estrena este jueves 8.

En exclusiva en los cines, el largometraje adopta la apariencia de una fábula contemporánea para contar la historia de Alithea (Tilda Swinton), una mujer solitaria que vive casi únicamente para su profesión: el estudio de las cartas, los personajes y las narraciones que atraviesan la historia. Pero durante un congreso en Turquía, su vida cambia. ¿Un nuevo amor? ¿Una nueva obra? ¿Una tragedia? Nada de eso: conoce accidentalmente a un genio (Idris Elba) que le concede tres deseos mientras hablan de la vida, los recuerdos y sus “genialidades” a lo largo de su vida.

Érase una vez un genio crítica George Miller película
Tilda Swinton e Idris Elba protagonizan el largometraje dirigido por George Miller (Crédito: Disclosure/Corazón Films).

Publicidad

A partir de ahí, el cineasta George Miller (Mad Max: Furia en el camino, Happy Feet: El Pingüino), que escribió el guion junto a Augusta Gore basándose en la historia de A.S. Byatt, hace magia. Como por casualidad, pone al Genio -que no tiene nada que ver con la criatura azul de Aladdín– a contar historias. Una relectura contemporánea e inteligente de Las mil y una noches, de Sherezade y sus narraciones, mezclando diversos elementos e imágenes y, así, creando una historia que lleva la fábula a un nuevo contexto. Es puro Miller, sorprendente en la forma y el lenguaje.

Érase una vez un genio: Genio, memoria y romance

Desde el principio, sobre todo por el material publicitario, Érase una vez un genio da la sensación de que irá por un camino más introspectivo. Algo así como God of Carnage, donde todo se desarrolla en un único entorno, con sólo conversaciones y reflexiones sobre el tiempo, la vida y la historia. Pero ese no es el camino que toma Miller. En cambio abraza lo fantástico en todos los niveles de conexión con la trama y hace que el guión juegue desde la perspectiva de lo que es un genio. Después de todo, ¿por qué sigue dentro de una botella? ¿Qué hace, qué ha hecho?

No diré más al respecto para no estropear la experiencia. Pero Érase una vez un genio también aporta algunos otros elementos que complementan el buen resultado de la película. El intercambio entre Swinton (Tenemos que hablar de Kevin) y Elba (Beasts of no Nation) trasciende la pantalla, con una química inusual entre ellos. Además, cabe destacar que este es el mejor trabajo de Elba en los últimos años, sólo superado por Más dura será la caída.

Érase una vez un genio también cuenta con una vigorosa dirección artística, además de un llamativo vestuario y maquillaje. No me aventuraria a decir que llega a los Óscar en esas categorías, pero merecería al menos ser recordada en las nominaciones. Por lo demás, el final es quizás el talón de Aquiles de la película, con conclusiones sucesivas y un didactismo que no había aparecido hasta entonces. Pero no pasa nada: es una película sorprendente, que huye de la monotonía y acierta con la originalidad. Esto es lo que más necesita el cine hoy en día: ideas frescas, atrevimiento y búsqueda de la sorpresa.

Érase una vez un genio se estrena en los cines este jueves 1. Si quieres saber más sobre la película o encontrar el enlace para comprar tus boletos, da clic aquí.

Sigue a Filmelier en FacebookTwitter, e Instagram.