abrazame-fuerte-mathieu-almaric-entrevista

‘Abrázame fuerte’: “Separarse es peor que morir”, dice el director Mathieu Amalric

‘Abrázame fuerte’, de Mathieu Amalric, se estrenó en MUBI este 30 de noviembre

Matheus Mans   |  
2 diciembre, 2022 10:03 AM
- Actualizado 5 diciembre, 2022 6:29 PM

Mathieu Amalric es una fuerza de la naturaleza. Puede que no lo creas, y es muy probable que no pienses de esa forma sobre el actor y director francés. Sus facciones son siempre alegres, y su semblante tranquilo. Sin embargo, no es eso lo que vemos en su cine, principalmente en películas dirigidas por él, como La habitación azul, Barbara y ahora Abrázame fuerte, que llegó al catálogo de MUBI en México este 30 de noviembre.

Son películas cargadas de emoción. Genuinamente francesas, principalmente por los dilemas que presentan. Aunque podrían tener hasta algo de español y de italiano en sus tramas, siempre cargadas de drama, de emoción y, claro, fuerza.

Vicky Krieps en 'Abrázame fuerte', de MUBI
Abrázame fuerte comienza con una mujer que decide abandonar a su marido e hijos (Crédito: MUBI)

Sin embargo, Filmelier puede afirmar con seguridad que Amalric también es una fuerza de la naturaleza, en el encuentro, en el “mundo real”. Tuvimos el placer de charlar durante unos 20 minutos con el actor y director esta última semana. Durante ese tiempo, que en entrevistas normales da para seis o siete preguntas, este reportero sólo pudo hacer dos. ¿Frustrante? Nada de eso: Amalric, a lo largo de ese cuarto de hora, resultó encantador.

Publicidad

Mathieu Amalric habla de Abrázame fuerte con pasión. La película, que cuenta la historia de Clarisse (Vicky Krieps), una mujer que decide irse de casa un día, hace que al francés le brillen los ojos, sin esconder que está emocionado con ella. Y eso que ni siquiera es una idea que vino de él: la película está basada en una obra de la dramaturga Claudine Galea, muy exitosa hace años.

Pero nada de eso importa, pues Amalric ama hacer y hablar sobre cine. ¿Pero qué lo atrajo al texto de Galea? Responde: “¿Por qué hacemos ciertas cosas? Es fascinante. No lo sé. Es como Clairsse, que no entiende lo que la hace irse de casa”.

“Yo quería hablar de cosas melodramáticas, de lo trágico y de cómo lidiamos con la tragedia”, dice al inicio de la charla. “Generalmente, es con lágrimas. Sólo que mi objetivo era hablar de eso sin llevar a la gente al llanto”.

Según él, Abrázame fuerte nace del deseo de mostrar la energía de cómo cada persona lidia con la pérdida. En el caso de la película, se trata de pérdidas amorosas. “Separarse es peor que morir, creo yo. Es la cosa más terrible de la vida. Porque, después de todo, es lo mismo que la muerte, sólo que la persona sigue adelante y tal vez feliz sin ti”, dice Amalric”.

“Eso era por lo que me obsesionaba mostrar cuando me encontré con esa impecable historia de Claudine”.

En Abrázame fuerte, Mathieu Amalric invierte los polos

Ese miedo por la separación surge luego de que Clarisse se va de casa. Es ahí donde surgen dos verticales narrativas de la película: por un lado, entender el motivo por el que la protagonista abandona a su familia para perseguir una nueva vida, comprendiendo mejor sus sentimientos. Por el otro, la mente no deja de volver al ambiente familiar, pensando en lo que ha de haber sucedido con el esposo y los hijos después de tan abrupta partida. El dolor de la separación llega a todos y, claro, de varias formas.

A partir de esas perspectivas, sin embargo, Amalric encuentra el elemento más refrescante de Abrázame fuerte: la inversión de los polos. Al hablar de personas que abandonan a sus familias, las historias casi siempre se concentran en la figura masculina. Es el hombre quien deja el hogar y la mujer quien se queda.

El largometraje de Mathieu Amalric, como el texto de Claudine Galea, sigue otro camino y otro género, trazando otro momento y perspectiva que estamos viviendo hoy.

Abrázame fuerte, de MUBI
Vicky Krieps es el alma de Abrázame fuerte (Crédito: MUBI)

La genialidad de la historia surge en los “pensamientos” del personaje. Es un flashback que no existe a no ser por la mente de ella. ¿Cómo lidiar con el vacío –de personas, de contacto, de emociones, de información, de conversaciones, de vida?

“Claudine inventó esa estructura simple de la historia. Clarisse deja la casa, deja a la familia y, cuanto más lejos va, ella imagina la casa donde se quedó su familia. Sólo que eso comienza a dejar de funcionar cuando ella piensa que otra persona está en la casa y todo funciona muy bien”, explica Amalric. “Es algo muy simple, con preguntas también muy simples que necesitan ser respondidas. ¿Cómo ganará ella dinero para vivir? ¿Tendrá contacto con otros hombres?”.

Para crear todo eso, Amalric se sumerge en la esencia de sus películas. “Se trataba del perfume en el estante, de la nieve. Todos los objetos dan vida al personaje. También tuvimos cuidado con la edición de sonido, con la fotografía”, explica. “Las cosas necesitaban ser verdaderas. Ahora, en esta llamada de Zoom, me quedo pensando: ¿cómo sé que eres real? La pared detrás de ti es blanca. No sé el motivo. Ahí comienzo a pensar en Brasil, en Lula, en mi mejor amigo de Curitiba. Pienso en él por verte a ti. El cine es eso: la escena tiene que hacerte pensar a partir de sus miles de capas”.

Simplemente Vicky Krieps

Mucho antes de hacer la segunda pregunta sobre el trabajo con Vicky Krieps (nominada al César por esta película), Mathieu Amalric se adelantó: “todo está en su rostro y en su cuerpo”. Y es verdad. La actriz, que se volvió mundialmente famosa por películas como El hilo fantasma y La isla de Bergman, vuelve a mostrar aquí toda su fuerza dramática. Ella, en el silencio de su soledad después de dejarlo todo e irse hacia otra vida, dice todo con la mirada, con la sonrisa, con el tacto –o, simplemente, con la ausencia de todo eso–.

Es una diferencia brutal con las otras actuaciones de la película. No porque sean inferiores, sino que son demasiado diferentes en su esencia. “Arieh Worthalter [quien interpreta al marido de Clarisse] es un fantasma. Él no existe. Es sólo una proyección de ella. Pero quería que él y los niños se sintieran vivos. Tan vivos. La imaginación de ella es un delirio hiperrealista. Es como una pintura en la pared que parece una foto. No es la misma cosa, pero es parecido”.

Además de eso, Amalric destaca cómo el personaje, a partir de la actuación de Krieps, brinda dos interpretaciones posibles para lo que hace su personaje. “Uno la mira y piensa: ‘¿pero qué hace?. La familia parece tan feliz’, dice el francés. “O, entonces, puede pensar que es más valiente que uno. Cómo ella hace algo que uno quería hacer hace seis meses. Piensas en la puerta que hace ruido, en qué hacer con el teléfono, qué hacer con los hijos”.

Al final, el cineasta no logra decir nada más. Sólo puede celebrar a Krieps: “para mí, ella no es una actriz. Es una de las personas más llenas de vida y de luz que he conocido”.

Abrázame fuerte está disponible en MUBI. Para saber más de la película y encontrar el enlace directo para verla, entra aquí.

Publicado originalmente en la edición brasileña de Filmelier News.