Crítica: ‘Ahsoka’ disminuye el ritmo con su episodio 3 Crítica: ‘Ahsoka’ disminuye el ritmo con su episodio 3

Crítica: ‘Ahsoka’ disminuye el ritmo con su episodio 3

El episodio 3 de ‘Ahsoka’ se enfoca en establecer relaciones entre personajes en política, entrenamientos y nuevos conflictos. Checa la crítica.

Lalo Ortega   |  
30 agosto, 2023 11:43 AM
- Actualizado 5 septiembre, 2023 2:10 PM

Toda historia, podría decirse, necesita sus cambios de ritmo. Momentos para dar un respiro a sus personajes, desarrollar las relaciones entre ellos, establecer (o aclarar) objetivos narrativos. Es hora de volar, el episodio 3 de la serie Ahsoka en Disney+, es ese necesario momento. E incluso a pesar de los sacrificios en la acción (y de incurrir en clichés de la saga de Star Wars), logra un balance positivo.

Para bien y para mal, el tercer episodio de la serie se apoya también en uno de los elementos menos emocionantes –y más criticados– de las precuelas: la intriga y la política. Estas secuencias, si bien contribuyen a establecer los intereses en juego ante la nueva e inminente amenaza del Gran Almirante Thrawn, también apuntan a la tediosa necesidad de establecer a la serie como parte de una narrativa interconectada con otras historias.

Ahsoka y toda la saga de Star Wars están en Disney+. Entra aquí para saber más.

Sorpresas para nadie

Publicidad

Ya restaurada la relación de maestra y aprendiz entre Ahsoka (Rosario Dawson) y Sabine (Natasha Liu Bordizzo), el par de guerreras se lanza en persecución de sus enemigos en los bordes de la galaxia, con la información obtenida del mapa estelar. Esperan que la General Hera Syndulla (Mary Elizabeth Winstead) consiga refuerzos de la Nueva República para la misión.

Sin embargo, Hera choca con pared al exponer la urgencia de la misión a un grupo de senadores, que desdeñan su argumento ante la necesidad de priorizar objetivos más provechosos para la consolidación de la Nueva República. Las semillas de la desconfianza, plantadas por los traidores a la República en el episodio anterior, germinan en más intriga.

Es la clase de secuencia que, a pesar de su importancia para la narrativa de Ahsoka como serie, resulta trivial y redundante en el gran esquema de las cosas. Para quienes están llegando a la galaxia lejana con esta serie, quizá sea sorpresa descubrir que hay agentes leales al Imperio infiltrados en la Nueva República.

Pero en el universo interconectado y en constante expansión de Star Wars, esto no es sorpresa para nadie. Es obvio, incluso. Si no gracias a los eventos de la tercera temporada de The Mandalorian, sí gracias a la trilogía de secuelas. Es lógico que el Imperio (o una variante del mismo) emerge de nuevo en algún momento.

Así, el tercer episodio de Ahsoka se resigna, en este punto, a reiterar lo obvio y sorprender por vía de los cameos, guiños e easter eggs. Nada nuevo que ver aquí, a pesar de los esfuerzos de Mary Elizabeth Winstead y otra aparición de Mon Mothma (Genevieve O’Reilly), para alegrar a los fans.

Galletas de la fortuna

En el otro lado de la misión, tenemos a Ahsoka y Sabine en un viaje convenientemente largo por el hiperespacio, para dar suficiente tiempo a desarrollar más su vínculo de estricta maestra y frustrada aprendiz.

Esta secuencia es, una vez más, otro cliché de Star Wars: las escenas de entrenamientos Jedi a ciegas ya parecen prácticamente obligatorias. La joven guerrera mandaloriana se somete a los ejercicios de su maestra que, como galleta de la fortuna intergaláctica, imparte frases de sabiduría como “ver con algo más que los ojos”.

El droide Huyang (voz de David Tennant) comenta que el par viene de un linaje poco convencional de Jedi, pero si algo es esta secuencia, es convencional. Una vez más, la referencia como muletilla. El asunto sólo se vuelve entrañable gracias a las cándidas interpretaciones de Dawson y Liu Bordizzo.

Ahsoka
Natasha Liu Bordizzo podría ser quien se robe el show (Crédito: Lucasfilm)

Sin embargo, es aquí que Sabine, más que la propia Ahsoka, se reafirma como el potencial corazón de la serie. Ella sí que es una aprendiz poco convencional: es poco diestra con la Fuerza y está lejos de ser brillante con el sable de luz. Huyang tiene razón: es todo menos lo que se espera de una Padawan. Y por ello, podría ser una de las más fascinantes en toda la saga.

Minutos después, el episodio 3 de la serie recurre a otro elemento en el manual de Star Wars: los combates aéreos. Ya todos sabemos cómo se desarrollan: enemigos aparecen en el radar, inicia la persecución, los personajes dialogan por el intercomunicador de la nave. Vemos a los enemigos hacer lo mismo desde las cabinas de sus naves. Hay disparos y, cada vez que uno de los héroes derriba una nave enemiga, hay gritos y celebración. Tradición, pues.

Hay momentos brillantes (como lo que Ahsoka hace para defender la nave), y la dirección de Steph Green (Watchmen) tiene la eficiencia suficiente para emocionar. Pero, sin duda, el episodio 3 de la serie es un necesario cambio de ritmo. Si tan solo no abusara de recursos ya vistos hasta el cansancio en la serie.

Checa nuestras críticas de la serie Ahsoka por episodio:

play sorpresa