bestia-pelicula-critica

‘Bestia’: Idris Elba contra la naturaleza en un sencillo thriller de supervivencia

Dirigida por Baltasar Kormákur (‘Everest’), ‘Bestia’ también da pie plantearnos cuáles películas vale la pena ver en cines o esperarlas en streaming

Lalo Ortega   |  
11 agosto, 2022 12:35 PM
- Actualizado 17 agosto, 2022 11:00 AM

La premisa de “humanos contra bestias” es casi tan vieja como el cine mismo. Ha estado con nosotros desde la original King Kong a clásicos como Tiburón o Jurassic Park, hasta propuestas más recientes como Infierno en la tormenta. Son historias que fascinan por mostrar la persistencia del espíritu humano ante las adversidades del mundo natural, brutal y desconocido. A este grupo llega Bestia (Beast), que se estrena en salas de cine mexicanas este 11 de agosto.

Lo hace, francamente hablando, sin traer gran novedad a la mesa. Lo cual no es algo necesariamente malo, pues estamos ante una demostración de que, a veces, es más efectivo contar bien la misma historia. Y es bastante simple en el caso de Bestia, dirigida por el islandés Baltasar Kormákur (Everest).

Idris Elba protagoniza como Nate Samuels, un doctor recientemente enviudado que decide llevar a sus hijas, Mare (Iyana Halley) y Norah (Leah Sava) a un viaje por Sudáfrica, donde conoció a su difunta esposa y madre de las chicas.

Publicidad

Allí, su viejo amigo Martin (el excelente Sharlto Copley de Unabomber: Terrorista) lleva a la familia en un safari por una reserva de vida salvaje. Sin embargo, el grupo acaba quedando varado sin modo de volver a la civilización o comunicarse. Al mismo tiempo, son acechados por un animal salvaje que parece asesinar sin motivo.

El lado de thriller de supervivencia (no de acción, como parecen sugerir algunos materiales promocionales) es lo que mejor consigue Kormákur con Bestia. Hay, también, un elemento de drama familiar menos logrado, en el que los integrantes de la familia deben lidiar con su duelo y resentimientos por la muerte de la madre: Nate y su esposa se separaron antes de que ella fuera diagnosticada con cáncer terminal, y su trabajo como médico lo ha mantenido ausente de las vidas de sus hijas.

Bestia
Detrás de los elementos de supervivencia, Bestia es la historia de un padre y sus hijas (Crédito: Universal Pictures)

La película también presenta otras subtramas sobre la intervención de cazadores furtivos en la reserva, así como la presunta existencia de “cazadores de cazadores”. Sin embargo, en afán de mantener las cosas simples, el guión no se preocupa mucho por ellas. Esto, no obstante, juega tanto a su favor como en su contra.

Esa sencillez se traduce, por momentos, en una frustrante falta de sustancia. Predeciblemente, el aspecto de thriller de supervivencia es alimentado por el remordimiento de un padre que quiere enmendar las cosas con sus hijas. Es algo que se ve venir desde los primeros 15 minutos del metraje. El resultado es que el resto, aunque emocionante, da una sensación de que lo hemos visto infinidad de veces.

De hecho, el personaje de Copley suelta un diálogo que podría haber sido el inicio de un subtexto interesante. El motivo de la bestia titular para asesinar sin devorar a sus presas, sugiere el personaje, podría ser la venganza contra los cazadores furtivos. Hay potencial aquí para profundizar en el tema de “humano contra la naturaleza”, pero el guión abandona inmediatamente este hilo argumental para ir en otra dirección.

Es una pena, pues no hay motivo por el que un thriller de manual no pueda apostar por algo más de sustancia en su discurso, sin dejar de ser emocionante. Uno similar, satisfactorio en ambos sentidos, se estrenó directo en streaming hace apenas una semana.

Bestia
Un thriller de supervivencia satisfactorio, y sólo eso (Crédito: Universal Pictures)

A su mérito, Bestia sigue la máxima de Tiburón y muestra a su antagonista precisamente el tiempo suficiente para que deje una impresión duradera. Incluso cuando son motivadas por decisiones exasperantemente cuestionables de los personajes, las escenas de los ataques son genuinamente escalofriantes.

La cinematografía tiene sus buenos y malos momentos. Kormákur y el fotógrafo francés Philippe Rousselot (El gran pez) optan por planos de larga duración, lo cual funciona muy bien en los momentos de tensión pues, como espectadores, nos mantiene en estado de constante alerta, buscando la amenaza en el cuadro.

Sin embargo, el recurso también es empleado en escenas calmadas de diálogos más íntimos, operando en detrimento de la emotividad de los personajes. En vez de cortar directamente a primeros planos de sus expresiones, nos quedamos viendo espacios vacíos durante los segundos en que la cámara viaja de un lado a otro. Claro, se pueden hacer cosas mucho peores con planos de larga duración, pero la decisión de hacerlo aquí es confusa.

Aún con estos tropiezos, Bestia logra proveer entretenimiento satisfactorio. Por momentos, su sencillez y manejo de cámara le juegan en contra, lo que, en nuestro actual ecosistema de estrenos y pantallas, da pie a preguntarnos si la de cine era su plataforma ideal.

Bestia es la clase de película que funcionaría mejor en streaming

Incluso como un defensor de la experiencia de las salas cinematográficas (y de la diversidad de propuestas en su cartelera), conforme veía Bestia, no podía dejar de pensar que no me hubiera molestado en absoluto verla en alguna plataforma de streaming.

No debe tomarse como un demérito a la película, pues lo que hace, lo logra bien. Pero considerando su escala, economía narrativa y nivel de originalidad, se percibe perfectamente disfrutable en pantallas más pequeñas.

Aunque no es público, su presupuesto de producción se siente como algo mediano, y su recaudación debe ser satisfactoria apoyándose en el star power de Idris Elba (el único gran nombre en un elenco pequeño). La elección de estrenarla cuando ya han pasado todos los blockbusters de verano es completamente lógica.

Aun así, se percibe como una película demasiado pequeña. Es claramente muy superior a los adefesios de plano secuencia y decepciones con aspiraciones de blockbuster que estrenan ciertas plataformas de streaming últimamente. Pero, ¿son su lenguaje y estética algo que pierda mucho fuera de la gran pantalla? Probablemente no.

Pero ese sólo soy yo. Que el público decida.

Bestia ya está en salas de cine mexicanas. Si quieres saber más de la película, ver el tráiler o comprar boletos, entra a este enlace.