vairante-delta-hollywood

Temores por la variante delta inquietan a Hollywood

Aumentos en casos de COVID–19 por la variante delta podría llevar a nuevos retrasos en los cines… y dar otra bocanada de oxígeno a los estrenos simultáneos de Hollywood, incluido Premier Access.

19 agosto, 2021 11:59 AM
- Actualizado 23 agosto, 2021 11:30 AM

“Los rumores sobre mi muerte fueron terriblemente exagerados”, diría Premier Access de Disney+ si fuera un ávido lector de Mark Twain. Y es que Disney aún no declara la muerte del servicio premium de alquiler de películas en streaming, estrenadas simultáneamente en cines. De hecho, podría cobrar nueva vida.

Todo eso dentro de un nuevo escenario de la pandemia, que se ha venido esbozando en los últimos días y que definitivamente tendrá impacto en los próximos estrenos de grandes estudios. Váyanse preparando para grandes cambios.

'Jungle Cruise' en Disney+
Nadie dijo que Jungle Cruise iba a ser el último estreno de Premier Access (Imagen: Disney+)

Quien siga aunque sea mínimamente las noticias sabrá que, en estos momentos, estamos viviendo una especie de pandemia dentro de la pandemia. El miedo a la COVID–19 convive con nosotros desde marzo de 2020, pero en los últimos meses, la llamada variante delta del virus SARS-CoV-2 ha ganado protagonismo por ser más contagiosa que la cepa original y sus variantes.

Publicidad

Es a causa de dicha variante que, aun con el avance de la vacunación en Estados Unidos y otros países, hay aún un gran número de infectados por el virus. Parte de Australia y Nueva Zelanda están, en este momento, haciendo cuarentena, mientras que países como Japón, Corea del Sur y México mismo ya informan un incremento en los casos.

Eso es un problema porque los grandes estudios confiaban bastante en el avance de la inmunización de la población para, finalmente, tener menos restricciones de circulación y así convencer al público de permanecer en una sala con otras personas por dos horas. La lucratividad de una película es una ecuación complicada, y quemar un estreno para tener menos espectadores puede ser un disparo en el pie.

Durmiendo con el sueño, despertando con la pesadilla

La confianza de que la solución a la pandemia estaba en el horizonte predominaba en Hollywood al final del primer semestre del año. Después de prometer estrenos simultáneos en streaming y en cines, posponer otros indefinidamente o dejarlas en poder de Netflix y similares, los estudios se dirigían hacia el nuevo modelo.

En este, los largometrajes volverían a ser exclusivos de los cines, pero sólo por 45 días, para después llegar a los streamings –propios o de terceros– después de ese periodo. Sin embargo, todo cambió rápidamente con el avance de la variante delta.

Según The Hollywood Reporter (THR), la “confianza” del público para ir a las salas de cine, medida por National Research Group, cayó de 81% en julio a 64% para el 16 de agosto.

salas de cine y la variante delta de COVID
Ahora, el miedo es que los cines vuelvan a quedar así, abandonados (Imagen: Chris Marchant / Flickr)

Además de que aún no hay un endurecimiento de las medidas sanitarias en los cines de Estados Unidos (sólo el regreso del cubrebocas obligatorio), esa pérdida de confianza ha sido suficiente para, en palabras de THR, hacer que los estudios “parpadeen”: los aplazamientos de estrenos volverán a ocurrir.

Paramount Pictures y Sony son dos estudios que ya cambiaron de fecha sus próximos lanzamientos, aunque con pocos días de diferencia, en un calendario que ya parece un juego de Batalla naval: tiros por todos lados y pocos aciertos. 

“Si hubiera sabido hace seis semanas lo que sé ahora, hubiera movido todo para inicios del próximo año”, declaró un ejecutivo según la publicación estadounidense. Si antes nadie quería posponer nada para 2021, ahora es una posibilidad sobre la mesa.

Hasta ahora, el calendario para el segundo semestre es una verdadera aglomeración. Tenemos a Shang-Chi y la Leyenda de los Diez Anillos (2 de septiembre), Venom: Carnage liberado (16 de septiembre), 007: Sin tiempo para morir (7 de octubre), Eternals (5 de noviembre), Duna (22 de octubre), Ghostbusters: El legado (11 de noviembre), Top Gun: Maverick (18 de noviembre), Amor sin barreras (10 de diciembre), Spider-Man: Sin camino a casa (16 de diciembre) y Matrix 4 (22 de diciembre).

Las próximas semanas, quizá días, serán importantísimas para saber si ese castillo de naipes continuará en pie.

Free Guy
Ryan Reynolds en una imagen promocional de Free Guy: la película dio confianza a ejecutivos de Hollywood (Imagen: 20th Century Studios)

Por un lado, está el evidente avance de la variante delta de la COVID. ¿Será que las autoridades consigan convencer a quienes no se han vacunado, hasta ahora, para hacer lo propio? ¿Habrá un aumento exponencial de casos de la variante delta o una estabilidad (aunque sea en un punto muy alto)? Fuera de Estados Unidos, ¿habrá más vacunados? ¿Podrían surgir nuevas variantes?

Del otro está la propia industria cinematográfica. Free Guy: Tomando el control se estrenó con una ventana de exclusividad para cines. Si el largometraje protagonizado por Ryan Reynolds no sufre del “síndrome COVID” (es decir, una drástica caída en taquilla en su segunda semana, cosa común en tiempos de la pandemia y los estrenos simultáneos), habrá sido un gran resultado.

Por lo mientras, la producción –que al momento ya recaudó más de 57 millones de dólares en taquilla, según Box Office Mojo– ha dejado a la industria optimista.

Shang-Chi y la Leyenda de los Diez Anillos es otra producción de Disney que será exclusiva de los exhibidores por 45 días, y otra oportunidad de “probar” al público, como dice el CEO de Disney, Bob Chapek, en una declaración que fue malentendida por mucha gente.

El regreso de Premier Access

Es aquí donde entra Premier Access. En ningún momento Disney ha descartado este modelo de lanzamientos, como reportaron algunos medios mexicanos e internacionales. El método sólo no fue aplicado a Free Guy por cuestiones contractuales con la antigua 20th Century Fox, mientras que con Shang-Chi, Disney aparentemente enfrentó resistencia por parte de la propia Marvel Studios.

De cualquier manera, ninguno de los dos casos tiene relación con la demanda de Scarlett Johansson a Disney –incluso si esto, definitivamente, sienta precedente para una nueva preocupación de los estudios–.

Sucede que, con el avance de la variante delta, las grandes distribuidoras se quedan con tres alternativas: estrenar las películas como siempre, aunque tengan pérdidas; posponerlas nuevamente; o volver a explorar los estrenos simultáneos.

“Estamos reaccionando a una situación muy fluida en términos de mercado”, dijo Chapek en la última conferencia de Disney con inversionistas, a inicios de agosto. “Vamos a continuar utilizando todas las opciones disponibles para seguir al frente, aprendiendo de las percepciones del mercado que viene con cada lanzamiento, e innovando acorde a lo que estamos haciendo y a lo que creemos que es mejor para la película y nuestros inversionistas”.

'Eternals', de Marvel
Eternals podría, aún, estrenarse en Premier Access. Todo depende de lo que suceda en las próximas semanas (Imagen: Disney)

Sin mencionar a Eternals por nombre, el ejecutivo habló sobre la producción de Marvel Studios que, hasta el momento, no está prevista para Premier Access: “Hemos dicho que estamos siendo muy flexibles para hacer todos los cambios posibles de última hora, teniendo en cuenta lo que vemos en la industria. Nada está escrito en piedra”.

“Estamos siendo muy flexibles.

Nada está escrito en piedra”

Leyendo entre líneas: en un escenario en el que las personas tengan miedo a salir de casa y con una agenda complicada por venir, volver a estrenar películas en streaming por 329 pesos mexicanos (o 29.99 dólares en Estados Unidos) es, sin duda, un camino plausible.

Lo que es necesario tener en cuenta en ese escenario es el factor piratería. Los estrenos simultáneos también ponen a disponibilidad, casi inmediata, la película en alta calidad por medios ilegales de internet, uno de los motivos que lleva a las caídas de ingresos en la segunda semana.

Eso, claro, aplica para Disney. Warner Bros. ya había tomado, incluso desde 2020, la decisión de tener estrenos simultáneos en cines y en HBO Max durante todo 2021. De esa manera, el estudio se da un respiro antes de migrar a la ya acordada ventana de exclusividad de 45 días en cines a partir de 2022.

Paramount (que nunca apostó por los estrenos simultáneos), Sony (que no tiene un streaming propio), Universal y MGM siguen siendo incógnitas. Paramount y Sony ya vendieron, anteriormente, películas a Netflix y Amazon Prime Video, por ejemplo. El acuerdo más reciente de su tipo involucró a Hotel Transylvania: Transformanía, que en algunos territorios abandonó el estreno en cines para ir directo a streaming.

Lo cierto es que, para 2022, los estudios querrán en verdad distanciarse de los estrenos simultáneos en cines y streaming. Sólo necesitarán empatar con la variante delta del virus.

Publicado originalmente en la versión brasileña de Filmelier News.