coda-oscar-2022

Cómo ‘CODA: señales del corazón’ se volvió la favorita para el Oscar a Mejor película

En la recta final de la temporada de premios, ‘CODA’ ha arrasado en los principales premios, superando a ‘El poder del perro’.

Matheus Mans   |  
23 marzo, 2022 11:04 AM
- Actualizado 30 marzo, 2022 12:00 PM

Cuando comenzó a tomar forma la temporada de premios de 2022, al revelarse las nominaciones a los principales premios, daba la sensación de que El poder del perro sería la gran ganadora. Además de haber sido elogiada por la crítica y el público, el western cuenta con dirección de la premiada Jane Campion (El piano). Pero, en la recta final, la película de Netflix parece perder fuerza contra un competidor inusitado: la melosa CODA: señales del corazón.

Dirigida por la poco conocida Sian Heder (Little America), la película es de aquellas improbables “oscarizables”. Además de ser un remake de la producción francesa La familia Bélier, tiene un tono ligero, más cercano a la comedia en muchos momentos, para hablar sobre el viaje de una chica (Emilia Jones) cuyos padres y hermano son sordos. En el día a día surgen dilemas, dolor, miedos y prejuicios de terceros.

CODA: señales del corazón
Emilia Jones es la estrella de CODA: señales del corazón, película que ha repuntado en la carrera por el Oscar (Crédito: Diamond Films)

Con tres nominaciones al Oscar (Mejor película, Mejor actor de reparto y Mejor guión adaptado), la película traía impulso sólo para la categoría actoral, por el excepcional Troy Kotsur. Sin embargo, ganó fuerzas al repuntar en la recta final de la temporada, triunfando en el premio del Sindicato de Actores (SAG), el de productores (PGA) y el de guionistas (WGA). Es la “santa trinidad” de la temporada de premios, pues generalmente coinciden con el Oscar.

Publicidad

Basta echar un ojo a los últimos 10 años. Desde 2012, el PGA, el mejor termómetro para predecir la Mejor película, acertó ocho veces –sólo erró con 1917, Parásitos y La gran apuesta, en la imprevisible premiación de En primera plana. Darle la estatuilla a CODA: señales del corazón en este momento muestra no sólo que la película de Apple sigue con vida en la competencia, sino que también la reafirma como la favorita de la temporada.

Desde Sundance hasta el oscar

Pero esto no es algo que salió de la nada. Después de todo, CODA no es un “caballo negro”. A inicios de 2021, la película se consagró como la gran ganadora en el Festival de Sundance, y salió de ahí con una corona: la película fue vendida por 25 millones de dólares a Apple, el valor más alto negociado en el festival hasta entonces.

Al desembolsar ese precio, Apple mostró que se trataba de una apuesta grande para la compañía, debutante en el universo del streaming con su Apple TV+. Con los derechos exclusivos globales (con excepción de países como México, Brasil, Argentina y España), la marca de la manzana lanzó una campaña de marketing tibia, pero eficaz, que convenció al público de que se trataba de una película ligera y sensible –cosa que, después de la pandemia, llama la atención–. Funcionó al punto de anotarse tres nominaciones, incluyendo la categoría principal.

¿Y qué ha sucedido ahora para obtener semejante protagonismo? Algo muy simple: las personas la están viendo. Cuando fue lanzada en la plataforma de Apple, CODA: señales del corazón tuvo marketing suficiente apenas para llegar a un circuito reducido. Después de ser nominada, la divulgación de la película cobró fuerza. Los votantes están viendo la película, incentivados por la publicidad y por la exposición que viene con los Oscar. Lo más importante, es que les gusta lo que ven.

Además de eso, hay algo que podemos llamar el “factor Sam Elliott”. El actor norteamericano dio, recientemente, una desafortunada declaración al decir que El poder del perro es un “pedazo de mierda”, que la película “eviscera el mito americano” al mostrar vaqueros que más parecen bailarines andando sin camisa por el escenario. También acusó a Jane Campion, la directora neozelandesa de la película, cuestionando qué podría saber ella del Oeste americano.

Puede parecer un caso individual, la sola opinión de alguien que se quedó congelado en el tiempo. Pero hay que recordar: a pesar de los avances recientes, la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood se constituye principalmente de hombres blancos, y principalmente provenientes de los Estados Unidos. A pesar de la anomalía que representa el Oscar para Parásitos, esa es la misma Academia que premió a la controvertida Green Book: una amistad sin fronteras y que le arrebató el premio a Secreto en la montaña, otra película sobre sexualidad reprimida en el Oeste.

Por último, pero no menos importante, el sistema de votación para la categoría de Mejor película es diferente. En él, los integrantes de la Academia colocan a las 10 nominadas por su orden de preferencia. Por ello, no se elige necesariamente a la película más votada en primer lugar, sino a la de mayor consenso.

Así, una película que es frecuentemente elegida como segunda o tercera opción para la Mejor del año, puede superar a la que tenga más votos del primer lugar, si ésta también quedó como la última opción de muchos votantes.

Por ese motivo, es más fácil que El poder del perro se pierda entre los extremos de “mejor” y “peor” de las nominadas, y que la “tierna” CODA: señales del corazón se posicione entre los primeros tres de la mayoría –incluso entre quienes prefieran la película de Jane Campion–.

CODA: señales del corazón contra Netflix

Sin embargo, quizá no sea sólo el marketing de Apple o el “factor Sam Elliott” lo que está haciendo ruido en esta competencia, sino también quién está detrás de la distribución de El poder del perro: Netflix. Después de que a Roma y El irlandés les fueron negados sus respectivos premios a Mejor película, parecía que no habría otra opción en 2022. Todo indicaba que Netflix finalmente rompería la maldición de ser constantemente desplazada y, venciendo al fin el prejuicio contra el streaming, finalmente sería coronada con el Oscar.

El poder del perro
El poder del perro podría ser víctima del prejuicio de la Academia contra Netflix (Crédito: Netflix)

Sólo que, como estamos viendo ahora, parece que parte de los votantes de la Academia todavía no están listos para dar ese salto. Incluso si CODA: señales del corazón también fue estrenada en streaming, la película nació en un festival tradicional y sólo después fue comprada por el gigante tecnológico –que, cabe decir, es más recordado por su iPhone que por su streaming–.

Mientras tanto, El poder del perro es un proyecto que también recorrió festivales (e incluso fue premiado en el de Venecia), pero fue concebido por Netflix. La marca, además, sigue siendo una amenaza para una parte considerable de los votantes, todos profesionales del cine, que ven al streaming como la muerte de su arte como lo conocemos. A pesar de los esfuerzos, la compañía parece arrastrar los mismos estigmas.

Pero no corresponde decir si es justo o no que CODA: señales del corazón se lleve ese Oscar –de hecho, las comparaciones con Green Book son extremadamente injustas–. El hecho es que, si la película de Apple se lo lleva, la Academia mostrará que tal vez no haya evolucionado tanto como pensábamos, manteniendo esos mismos miedos a premiar películas con temática LGBTQIA+ o que nacieron en streaming. Y es así como nos quedaremos esperando al año siguiente para ver los cambios.

Publicado originalmente en la edición brasileña de Filmelier News.