royalteen-critica-netflix

‘Royalteen’ demuestra que Netflix siempre se está persiguiendo la cola

Mezclando historias e ideas de decenas de otras películas, ‘Royalteen’ demuestra que Netflix siempre va detrás de las mismas narrativas.

Matheus Mans   |  
18 agosto, 2022 10:42 AM
- Actualizado 19 agosto, 2022 1:48 PM

Al detenernos a pensar en los últimos grandes lanzamientos de Netflix, pueden percibirse comparaciones fáciles y baratas sobre las similitudes de esas producciones. Turno de día es un Van Helsing moderno y gracioso. Carter sigue los pasos de 1917, El hombre gris intenta ser la Misión: Imposible del streaming. Algo similar sucede con Royalteen, producción exclusiva que Netflix estrenó este miércoles 17 de agosto.

Dirigida por Per-Olav Sørensen y Emilie Beck, la película cuenta la historia de Lena (Ines Høysæter Asserson), una joven que, después de atravesar algunos aprietos en su antigua escuela, entra a un nuevo colegio en Oslo, capital de Noruega y cuna de la realeza del país nórdigo. Es ahí que ella conoce a Kalle (Mathias Storhøi), el príncipe heredero, y se enamora. Luego de eso, en una regresión cada vez más marcada en las cualidades de la producción, Lena enfrenta rivalidades.

Publicidad

Así, Royalteen comienza a mostrarnos a esa joven protagonista enfrentándose a los demonios de su conturbado pasado, mientras intenta iniciar una nueva vida. A partir de ello, Sørensen y Beck van construyendo una trama de idas y venidas, amores y desamores. En algunos momentos ellos se aman, en otros se repelen. Lena lucha por enfrentar su pasado, que insiste en perseguirla hasta una fiesta con alberca, en el salón de clases y hasta en conversaciones con sus nuevas amigas.

Royalteen
Royalteen narra el amor improbable y complicado de una joven con el príncipe de Noruega (Crédito: Netflix)

En esencia, Royalteen es una mezcla amarga y sin gracia de películas de princesas con Skam, la exitosa serie noruega. Parece que Netflix otra vez tomó una computadora, metió películas y series exitosas en una fórmula, y listo: el resultado es una obra sin alma, sin personalidad, sin contenido. Todo aquí ha sido visto antes, de una u otra forma, en otras producciones que ya agotaron la misma historia e ideas por montones.

La cuestión de la relación entre alguien común con alguien de la realeza trae elementos de La princesa que quería vivir, Cenicienta, La Bella y la Bestia, El príncipe y yo, entre otras. Tiene todos los protocolos sociales puestos en jaque de El diario de la princesa y Tratamiento real: las relaciones familiares, las complicaciones de no encajar y cosas similares. No hay nada, absolutamente nada en Royalteen que no haya sido comentado anteriormente en otro lado.

Royalteen: sin gracia ni personalidad

Con toda esa falta de originalidad y personalidad, sucede algo inevitable: Royalteen también es una película con muy poca gracia. A pesar de la calidad de Sørensen como director y del claro esfuerzo de Ines Høysæter Asserson como protagonista, la película queda en un limbo de puro esfuerzo para ser lo que otras ya fueron. Con todo el esfuerzo del mundo en la dirección y actuación, eso sólo provoca una apatía difícil de sortear.

A final de cuentas, todo es demasiado obvio. Sabemos exactamente cómo sucederán las cosas antes de verlas. Nada sorprende ni emociona. Peor aún: la película no sabe dar gracia con una trama tan graciosa. Incluso algunas de las bromas que funcionarían en cualquier otra película, fallan aquí. La emoción y el historial de la protagonista mueren en el vacío. Solo quedan el deseo, intención y objetivo de la trama por repetir ideas.

Ya va siendo hora de que Netflix deje de perseguirse la cola para intentar ganar espacio con ideas que ya funcionaron. En vez de intentar hacer sus propias Misión: Imposible, Skam, Scream y demás, debería apostar por ideas más frescas y originales.

Royalteen, sin dudas, no ayudará al streaming en este momento complicado, en que sus números no agradan a los inversionistas y ya hasta fueron superados por Disney+/Star+/Hulu. La compañía necesita reaccionar.

Royalteen ya está disponible en Netflix. Si quieres saber más sobre la película, ver el tráiler o encontrar el enlace directo para verla, entra aquí.

Publicado originalmente en la edición brasileña de Filmelier News.