'Babylon': verdades y mentiras de la película sobre el viejo Hollywood

‘Babylon’: verdades y mentiras de la película sobre el viejo Hollywood

Aunque se trata de una historia ficticia, hay bastantes hechos sobre Hollywood que inspiran ‘Babylon’, película de Damien Chazelle

Lalo Ortega   |  
23 enero, 2023 9:29 PM
- Actualizado 24 enero, 2023 9:20 AM

Dirigida por Damien Chazelle (La la Land, Whiplash), Babylon es una épica que recorre uno de los períodos de más profunda transformación en la historia temprana de Hollywood: la incursión del cine sonoro. Suceden tantas cosas, recreadas con tal precisión, que no culparíamos a nadie por pensar que todas fueron reales y que se trata de una película biográfica.

Sin embargo, la verdad del asunto es que la película de Chazelle es ficción, aunque fuertemente inspirada en hechos. La película, incluso, se vuelve más interesante al tener mayor conocimiento sobre los acontecimientos, películas y nombres a los que hace referencia, así que aquí te explicaremos algunos de ellos.

Babylon
Babylon se sitúa durante una de las transformaciones cruciales de Hollywood (Crédito: Paramount Pictures)

Publicidad

Cuidado, que hay spoilers de la película a continuación.

La ficción y los hechos de Babylon

¿Cuál es la película que marca el final del cine mudo en Babylon?

La trama de la película se sitúa entre finales de los años 20 e inicios de los años 30. Hay bastantes eventos característicos de la época, pero en términos específicamente de la industria de Hollywood, el principal es la creación del cine sonoro, es decir, las películas con sonido sincronizado.

Previamente, existían algunas técnicas rudimentarias para implementar sonido en el cine. Se experimentó con otras, más avanzadas, en cortometrajes. Fue la tecnología del vitáfono (vitaphone) introducida por Warner Bros. la que permitió comenzar a incluir bandas sonoras en largometrajes comerciales. Técnicamente, el primero de ellos fue Don Juan de 1926, protagonizado por John Barrymore (abuelo de Drew Barrymore), pero su banda sonora se limitaba a música y efectos de sonido.

La verdad es básicamente lo que vemos en Babylon: aunque no todo el metraje contaba con sonido, El cantante de Jazz (The Jazz Singer) de 1927 fue promocionada como la primera “talkie”, o película sonora. Fue un fenómeno de tal proporción que, para 1930, ya era el estándar para Hollywood. Esto, para bien y mal, acabó sacando de la industria a artistas cuyos talentos no se tradujeron al nuevo lenguaje audiovisual.

¿La transición al cine sonoro realmente fue tan difícil?

Después de la irrupción de El cantante de Jazz, Babylon nos presenta una divertida escena en la que la actriz Nellie LaRoy (Margot Robbie), la directora Ruth Adler (Olivia Hamilton) y su equipo de producción adaptarse a las estrictas condiciones necesarias para registrar el sonido en el rodaje. Éste ya no era realizado en un escandaloso set al aire libre, sino en un escenario de sonido o soundstage: un espacio del estudio insonorizado y muy controlado.

Esto fue verdad. Antiguamente, cuando el sonido no era un factor a considerar en una filmación, era más sencillo rodar en un set más libre. Estas condiciones permitieron al lenguaje cinematográfico evolucionar y complejizarse: la cámara era libre de moverse, cambiar planos, encontrar su propia gramática.

Sin embargo, las cámaras eran demasiado ruidosas, por lo que fue necesario “encerrarlas” en grandes cabinas para aislarlas de los micrófonos durante el adviento del sonido. Esto planteó su propia serie de problemas en la producción e hizo que las cámaras se volvieran más estáticas: las películas del periodo son visualmente menos aventuradas por este motivo.

Este período también es referido en una escena similar del clásico musical Cantando bajo la lluvia, una película a la que Babylon alude muchísimas veces.

¿Hollywood realmente era una fiesta decadente tras otra como retrata Babylon?

Además de tratarse de los “salvajes años 20”, Babylon se sitúa justo a mitad de un periodo que, en la historia de los Estados Unidos, se conoce como la era de la Ley seca, vigente entre 1920 y 1933. Producto de la  Enmienda XVIII a la constitución estadounidense, la también conocida como prohibición vetaba la producción, importación, transporte y venta de bebidas alcohólicas. Como paréntesis: esto resultó en mayor actividad de la mafia, desencadenando el cine de gánsteres en Hollywood.

Beber, ahora una actividad clandestina, era atractiva para la vida bohemia asociada con Hollywood y sus habitantes, muchos de ellos inadaptados que buscaban fortuna en el “arte menor” del cine. Algunos, sin embargo, han criticado a Damien Chazelle por presentar un retrato demasiado extravagante.

Hollywood “difícilmente era una industria inocente y asexual”, escribe para Variety Peter Debruge, aludiendo a los retratos pulcros y nostálgicos de películas como Cantando bajo la lluvia y El artista. Sin embargo, incluso si es exagerada hasta cierto punto, esa extravagancia sirve como contrapunto para la imagen mitificada que ha construido la industria durante más de un siglo.

Sin embargo, algunos de esos excesos sí son ciertos. Notablemente, al inicio de la película, vemos que una joven actriz, Jane Thornton (Phoebe Tonkin) sucumbe a una sobredosis en la habitación del actor Orville Pickwick (Troy Metcalf) durante un bacanal en Hollywood. Esto es una referencia directa al escándalo de Roscoe “Fatty” Arbuckle y Virginia Rappe en 1921.

A este se le considera el primer escándalo sexual de Hollywood, y fue clave en el ascenso del Código de producción cinematográfica, también conocido como Código Hays, años más tarde en un intento por “limpiar” la imagen de Hollywood. Vemos vestigios de ello en Babylon, con las protestas moralistas fuera de los sets en la segunda secuencia de la película, y más adelante con el despido de Lady Fay Zhu (Li Jun Li) por su relación lésbica con Nellie LaRoy.

¿Hollywood era tan diverso en la época de Babylon?

En Babylon, Olivia Hamilton (también productora de la película y esposa de Damien Chazelle) interpreta a la cineasta Ruth Adler, quien “descubre” a Nellie LaRoy. Para ese punto en la historia, ya hemos sido introducidos a una cantante de cabaret y artista de cartones asiática y lesbiana, Lady Fay Zhu (Li Jun Li). Más tarde, el trompetista de jazz negro, Sidney Palmer (Jovan Adepo), se volvería estrella del cine sonoro.

Puede ser sorpresa para muchos, pero este es uno de los detalles que Babylon adapta bien del viejo Hollywood. Sí, había mujeres en importantes puestos como dirección y edición en aquella época, al igual que personas de color y miembros de la comunidad LGBTQ+ delante y detrás de cámaras.

Babylon
Olivia Hamilton (derecha) interpreta a Ruth Adler, una cineasta ficticia del temprano Hollywood (Crédito: Paramount Pictures)

La directora Ruth Adler fue creada como una amalgama de otras directoras de la época. Por ejemplo, Lois Weber (quien en 1916 estrenó una película sobre el aborto) y Dorothy Arzner. Esta última, como escribe la periodista Alicia Malone en el libro Backwards and in Heels, fue “la única mujer cineasta que siguió trabajando en Hollywood” durante los años 30. Inventó el micrófono boom y fue una “feroz feminista y lesbiana”.

Lady Fay Zhu, por su parte, se inspira en la primera estrella chino-estadounidense de Hollywood, Anna May Wong, quien usualmente era elegida para papeles seductores y estereotipados. Cansada de ello y condenada al olvido en Estados Unidos, decide viajar a Europa, al igual que Lady Fay Zhu.

Por otro lado, Sidney Palmer no está inspirado en una persona en específico, sino que fue creado para representar un periodo específico: la muy breve ventana de tiempo en la que músicos como Duke Ellington, Louis Armstrong y Bessie Smith pudieron aparecer en películas durante el advenimiento del sonido, cuando la música era la protagonista. Sin embargo, su presencia fue pronto minimizada por las sensibilidades conservadoras y racistas del período.

¿Hay personajes reales en Babylon?

Como seguramente te habrás dado cuenta hasta este punto, la mayoría de los hechos y personajes en Babylon son más invenciones ficticias inspiradas en hechos. Sin embargo, existen excepciones, en su mayoría personajes incidentales.

Uno de ellos es el personaje de Max Minghella, quien no es otro que Irving Thalberg. En su época, Thalberg fue uno de los productores más influyentes de Hollywood a pesar de su juventud. Apodado “The Boy Wonder” (“Chico maravilla”, en español), llegó a ser cabeza de producción del estudio Metro-Goldwyn-Mayer (MGM), uno de los más importantes de Hollywood en aquel entonces, con sólo 26 años de edad.

Quien también hace una pequeña aparición, durante el declive de Nellie LaRoy, es el magnate William Randolph Hearst, interpretado por Pat Skipper. Su historia de vida sería la inspiración para Ciudadano Kane, de Orson Welles.

¿Los protagonistas de Babylon fueron actores reales?

No, pero como hemos visto hasta ahora, muchos de los personajes en la película son amalgamas de otros que sí existieron. Nellie LaRoy (Margot Robbie), Jack Conrad (Brad Pitt) y Manuel “Manny” Torres (Diego Calva) no son la excepción.

¿En quién se inspira Nellie LaRoy, el personaje de Margot Robbie?

El personaje de Margot Robbie podría ser el que más elementos reúne de múltiples fuentes, todas ellas actrices de la época muda de Hollywood.

Algunas influencias son las actrices Alma Rubens y Jeanne Eagels, cuyas historias con las drogas son similares a las de la propia Nellie LaRoy en Babylon. Sin embargo, cuando Emma Stone era la elegida para el papel antes de ser sustituida por Robbie, la principal inspiración para el personaje era Clara Bow. “Probablemente ella tuvo la infancia más horripilante que pueda imaginar”, dijo Robbie sobre Bow a Vanity Fair.

Clara Bow fue una de las grandes estrellas de la época –protagonizó Alas (Wings), la primera ganadora del Oscar a Mejor película–. Venía de una familia pobre, violenta, y su infancia fue traumática por abusos de una madre enferma mental, al igual que Nellie. También fue considerada un “símbolo sexual” de la época. La actriz fue objeto de constantes controversias y, en algún punto, surgió el infundado rumor de que había dormido con todo un equipo de futbol colegial (una broma en Babylon incluso hace un guiño a ello).

Contrario a Nellie LaRoy, Clara Bow sí logró tener éxito en su transición al cine sonoro. Sin embargo, el infame rumor la persiguió durante su carrera, y se dice que fue un factor importante en su decisión de retirarse.

¿En quién se inspira Jack Conrad, el personaje de Brad Pitt?

La inspiración para Jack Conrad, el personaje de Brad Pitt, es más evidente por los paralelos con la vida del actor John Gilbert.

Como Conrad, Gilbert tenía una exitosa carrera en el cine mudo, y alcanzó el ápice de su popularidad en 1925 con las películas El gran desfile (The Big Parade) y La viuda alegre (The Merry Widow). Era uno de los activos más lucrativos de su estudio (MGM) durante la época, y también era infame por ser un mujeriego (se casó cuatro veces en 12 años y se le vinculó sentimentalmente con actrices como Greta Garbo y Marlene Dietrich) y por ser un bebedor empedernido.

La carrera de John Gilbert no sobrevivió la transición al cine sonoro. Sin embargo, la causa no fue una falta de talento para el cine sonoro, sino conflictos con la propia MGM. Las constantes humillaciones siguientes lo llevaron al alcoholismo, que fue la causa de su muerte.

¿En quién se inspira Manny Torres, el personaje de Diego Calva?

El mexicano Diego Calva (Te prometo anarquía) es el único de los protagonistas que no es un artista en sí, sino un hijo de inmigrantes mexicanos que aspira a ser un ejecutivo de estudio. Su trayectoria y orígenes latinos hacen eco de una historia verdadera en Hollywood.

Es la historia del cubano René Cardona, quien huyó de su país con su familia a Nueva York en 1926, donde terminó por abandonar sus estudios de medicina. Se dice que el destino lo llevó a hacerse amigo del famoso actor Rodolfo Valentino (como sucede con Manny y Jack Conrad en Babylon), quien lo ayudó a encontrar trabajo como extra en los sets. Su origen latino le permitió dirigir la versión en español de la película Sombras habaneras en 1930, similar a como sucede con Manny: es invitado a producir películas en español para el estudio ficticio Kinoscope, y eventualmente se vuelve un prominente ejecutivo.

Allá en el rancho grande
René Cardona (derecha) junto a Tito Guízar y Esther Fernández en Allá en el rancho grande (Crédito: INAH)

Tal como Manny, René Cardona se muda a México años más tarde, aunque no perseguido por la mafia. Y en vez de abandonar el cine, como Manny, Cardona se volvió una figura prominente detrás y delante de la cámara. Se casó con Julieta Zacarías, hermana del director Miguel Zacarías, quienes lo ayudaron a encontrar trabajo como actor.

En 1936 protagonizó Allá en el rancho grande, de Fernando de Fuentes, considerada una de las películas inaugurales de la Época de Oro del Cine mexicano.

Checa el tráiler de Babylon a continuación:

Babylon está en cartelera. Para saber más de la película y comprar boletos, entra aquí.