Crítica: ‘La madre’, con Jennifer Lopez, es una película de acción sin vida de Netflix Crítica: ‘La madre’, con Jennifer Lopez, es una película de acción sin vida de Netflix

Crítica: ‘La madre’, con Jennifer Lopez, es una película de acción sin vida de Netflix

‘La madre’, de Netflix, refuerza la presencia femenina en el cine de acción con J.Lo como una mujer que quiere salvar a su hija a toda costa

Matheus Mans   |  
12 mayo, 2023 11:03 AM
- Actualizado 19 mayo, 2023 3:20 PM

Es interesante cómo, a lo largo de las casi dos horas de La madre (The Mother), fue posible hacer innumerables paralelismos entre lo que se se veía en pantalla y otras películas muy similares. En esta película que llegó a Netflix este 12 de mayo de 2023, todo comienza así: Jennifer Lopez es una agente especial, perseguida por personas muy peligrosas, que necesita renunciar a la maternidad para proteger a su hija. Sólo que, más de una década después, se ve obligada a volver al servicio activo para proteger a la niña de estos villanos.

Además de tener una vibra que recuerda mucho a la celebrada Búsqueda implacable (Taken), en la que Liam Neeson hace todo lo posible por salvar a su hija secuestrada, el largometraje tiene un aire y una historia que no se pueden ignorar de Misión de rescate (Rescue), el éxito de Netflix con Chris Hemsworth. Aunque no se trata precisamente de un padre en busca de su propio hijo, esta última producción trata de un agente especial que hace de todo un poco para rescatar al hijo secuestrado de un capo del crimen internacional. Problemáticas muy similares, pues.

¿Es La madre una buena película?

Sin embargo, la película se aparta de estos otros dos rasgos por un punto central: la calidad de las escenas de acción. Si bien Búsqueda implacable cambió la acción en la década de 2010, y Misión de rescate tiene algunas escenas memorables, La madre se equivoca absolutamente en todo cuando se trata de lo que más importa aquí. En primer lugar, a Niki Caro (cineasta también conocida por el live-action de Mulán) parece no gustarle la luz: todo es muy oscuro, verdoso y nada tiene vida en la escena. La acción parece así estar escondida bajo una capa de moho.

Publicidad

Además, todo avanza como con pereza, o con menos presupuesto del necesario. En cierta escena, por ejemplo, el personaje de López (sólo llamado “la madre”) se enfrenta al capo de la droga. ¿Recuerdas cómo, en Sicario, vemos el gran enfrentamiento final con docenas y docenas de hombres en el camino? ¿O cuando John Wick se enfrenta a los mafiosos más importantes? Olvida eso aquí: López, en su camino, encuentra todas las puertas prácticamente abiertas para llegar a eso.

Otro punto es que la propia cámara no valora la escena: Ben Seresin, el director de fotografía, parece sabotear a Caro. Todas las escenas de acción más intensas surgen de la nada con una lente de ojo de pez. Para quien no lo sepa, es esa lente que estira los límites de la visión y deja los rincones borrosos. Se ve horrible: vemos el centro de la acción, pero no podemos entender lo que hay alrededor. Cuando nos damos cuenta, Lopez ya ha resuelto todo y no podemos entender exactamente cómo llegó allí.

Jennifer Lopez en La madre, de Netflix
La película protagonizada por Jennifer Lopez no tiene la vida que debería tener (Crédito: Netflix)

Todo se resuelve con absoluta tranquilidad. Incluso una o dos personas pueden salir lastimadas, pero no existe el nivel de peligro que se esperaría en tal situación. Caro, con guión de Misha Green (Lovecraft Country), Andrea Berloff (Las Torres Gemelas) y Peter Craig (Top Gun: Maverick), reduce considerablemente las dificultades de esta madre, que siempre tiene un cuchillo en la vaina o alguna forma de prender fuego a tus enemigos. Con eso, la película rápidamente deja de ser interesante para aquellos que esperan acción.

Clichés, clichés y más clichés

Además de eso, La madre se basa en clichés todo el tiempo, desde las imágenes hasta las narrativas. Todavía en el primer acto de la película, por ejemplo, Lopez persigue a uno de los villanos por en La Habana, Cuba. En un momento, para reforzar lo malo que es ese hombre, Caro lo muestra empujando a una mujer y, poco después, a una monja. ¿Dudas de que la protagonista sea buena? Poco antes, a pesar de que ese es su trabajo, renuncia a matar a un lobo por estar con sus cachorros… Así como lo lees.

También está todo el tema de ser una película que nuevamente intenta diferenciarse al colocar a una mujer como protagonista de una trama de acción, pero con el personaje aún atrapado en temas absolutamente maternales (ahí están los ejemplos recientes de Kate y Cóctel explosivo). Parece que, aun cuando intentan situar a la mujer en otras situaciones y géneros cinematográficos, los clichés insisten en reaparecer, situando a estas mismas mujeres en situaciones que las han acompañado durante décadas. En este caso, siendo esa mujer definida por sus instintos maternales.

Curiosamente, en una película que claramente se propone brindar acción desenfrenada (y tensa) de principio a fin, el drama es lo que más importa aquí. No es que a Jennifer Lopez le vaya bien en ese sentido: su personaje insiste en mantener una sola expresión facial durante toda la película, mostrando poca vulnerabilidad y dificultando la conexión con la audiencia. Sin embargo, existe un deseo natural de que esa persona deje de sufrir y siga con su vida.

De cualquier forma, La madre es una película que no cumple con los requisitos más básicos. No entretiene y emociona como película de acción, no aporta nuevas perspectivas al género, no sorprende con una gran actuación de Lopez y ni siquiera tiene una buena historia. Es otra película más de Netflix que, como siempre, pasará desapercibida y en un tiempo (¿meses? ¿días?) nadie la recordará, discutirá o querrá volver a verla.

Checa el tráiler de La madre:

La madre ya está disponible en Netflix. Para saber más de la película y encontrar el enlace directo para verla, entra aquí.

Publicado primero en la edición brasileña de Filmelier News.