batgir-por-que-fue-cancelada

‘Batgirl’: ¿por qué Warner Bros. Discovery canceló el estreno de la película?

La película de ‘Batgirl’, así como un spin-off animado de ‘Scooby-Doo’, iban a estrenarse en HBO Max.

Lalo Ortega   |  
3 agosto, 2022 11:01 AM
- Actualizado 4 agosto, 2022 2:26 PM

La sorpresiva noticia llegó ayer por la tarde: Warner Bros. Discovery ha tomado la decisión de cancelar la película de Batgirl, protagonizada por Leslie Grace, a pesar de que estaba prácticamente terminada y de haber costado entre 70 y 90 millones de dólares (aunque algunas fuentes sugieren que costó todavía más). Su estreno estaba pensado para este mismo año en HBO Max.

Un spin-off animado de la película ¡Scooby!, Scoob! The Holiday Haunt, corrió con la misma suerte, aunque también estaba concluida. No está previsto que ninguna de las dos producciones vea la luz del día, ni en cines ni en streaming, bajo la actual administración de la compañía.

La decisión, calificada como “sin precedentes” por informantes dentro de la industria hollywoodense, ya se veía venir. A pesar de encontrarse en las etapas finales de postproducción, Batgirl fue la gran ausente en el panel de Warner y DC en la pasada San Diego Comic-Con, que sí brindó vistazos a producciones como Black Adam o la secuela de ¡Shazam!

¿Por qué Warner Bros. Discovery canceló el estreno de Batgirl? La respuesta está rodeada de teorías de conspiración, que van desde la calidad de la película y la respuesta del público en proyecciones de prueba, hasta la falta de una dirección concisa para la franquicia cinematográfica de DC Comics.

Publicidad

Sin embargo, de acuerdo a informantes de Deadline, la decisión se reduce a dos cosas: primero, al cambio de manos (y de estrategia) del estudio en este año; y segundo, a Netflix. O más específicamente, a un panorama menos prometedor en las guerras del streaming.

El cine es primero para Warner Bros. Discovery

Parece que han pasado muchísimos años desde que, durante la pandemia, los cines se vieron obligados a cerrar, y muchos estrenos fueron pospuestos o enviados a plataformas de streaming. Tiempos tan complicados como fascinantes para una industria que tuvo que pararse de manos para subsistir.

Fue en esos meses que WarnerMedia, bajo la dirección de Jason Kilar, adoptó la estrategia de estrenar todas sus películas simultáneamente en cines y en HBO Max, para impulsar el crecimiento de la plataforma (la misma estrategia que enojó tanto a Christopher Nolan, que rompió relación con su estudio de años para irse con Universal Pictures). El streaming era visto como el salvavidas, por no decir que el futuro de la industria.

Mucho ha cambiado desde entonces. De entrada, en 2021, WarnerMedia fue separada del conglomerado AT&T para fusionarse con Discovery, Inc. La compañía resultante, Warner Bros. Discovery, sustituyó a Kilar con David Zaslav, quien ha tenido una visión radicalmente distinta para el negocio.

Todo es culpa de Netflix… y Tom Cruise

La dirección adoptada por Zaslav tiene que ver, aunque sea tangencialmente, con Netflix, punta de lanza en las “guerras del streaming”. Es bien sabido que 2022 no ha sido amable para la compañía pionera, fundada por Reed Hastings. En lo que llevamos del año, el “gigante del streaming” ha perdido más de un millón de suscriptores, desplomando el valor de sus acciones.

A ojos de los ejecutivos de los grandes conglomerados mediáticos, si el gigante del streaming está sufriendo, quizá el futuro en el streaming no sea tan prometedor. Puede que los estrenos simultáneos en streaming hayan sido una medida paliativa, pero los meses recientes han demostrado que el verdadero negocio sigue estando en las salas de cine.

Top Gun: Maverick
Top Gun: Maverick ha demostrado que las salas de cine siguen vigentes (Crédito: Paramount Pictures)

El caso más emblemático es el de Top Gun: Maverick. En vez de enviar la película terminada a streaming, Paramount Pictures pospuso tanto como pudo el estreno de la película protagonizada y producida por Tom Cruise. La apuesta ha dado frutos: hasta el momento, es la película más taquillera del año a nivel mundial (por un buen trecho), y su lanzamiento en streaming todavía está en puerta.

En un caso mucho más cercano a Batgirl, está el de Batman, protagonizada por Robert Pattinson. La película fue estrenada con una nueva estrategia, primero con una ventana de 45 días de exclusividad en cines, antes de llegar a HBO Max. Se trata, al momento de la redacción, de la cuarta película más taquillera del año.

Su desempeño en cartelera, sin embargo, no afectó los resultados en streaming, pues fue mucho más vista en la plataforma que los estrenos simultáneos. Aún se mantiene como una de las películas con más reproducciones en HBO Max.

Mientras tanto, la apuesta fílmica más cara de Netflix hasta la fecha, El hombre gris, ha tenido que luchar para mantener su relevancia en el imaginario colectivo. Con un costo de producción de 200 millones de dólares, la película ha sido mal recibida por la crítica y ya comienza a descender en la lista de popularidad de la plataforma.

El hombre gris
El hombre gris es la película más cara de Netflix a la fecha. Está por verse si el costo vale el beneficio (Crédito: Netflix)

Conclusión: para los grandes estudios, el verdadero campo de batalla para obtener la codiciada relevancia cultural, sigue siendo la gran pantalla. Y en la gran pantalla van a invertir.

Batgirl: daño colateral del negocio

Pero, ¿por qué cancelar el estreno de una película prácticamente terminada? Respuesta corta: Warner Bros. Discovery está apostando de nuevo por las grandes “películas evento”, y Batgirl no era eso.

La solución hubiera sido incrementar el presupuesto de ambas Batgirl y Scoob! The Holiday Haunt a calibres de blockbuster cinematográfico (más otro tanto similar para marketing y publicidad). A final de cuentas, resultaba menos costoso simplemente “enlatar” ambas películas.

El otro motivo es que, en Batgirl, aparecerían personajes que también participarían en películas más grandes. El caso más importante: el del clásico Batman interpretado por Michael Keaton, quien también aparecerá en la anticipada (y mucho más costosa) Flash, con Ezra Miller. A reserva de lo que suceda con la problemática película (el estudio aún no decide qué hacer con ella ante los escándalos de su protagonista), es un cartucho que Warner Bros. Discovery prefiere quemar para la película más grande.

Batman iba a participar en Batgirl
Parece que Warner Bros. Discovery quiere reservarse el regreso de Michael Keaton como Batman para Flash (Crédito: Warner Bros.)

Todo, al final, es resultado de una maniobra de “contabilidad de compras”. Se trata de la revisión de activos y pasivos de una compañía cuando ésta cambia de manos, y permite que la nueva propietaria no refleje las posibles pérdidas en sus balances (Warner Bros. Discovery actualmente enfrenta deudas por tres mil millones de dólares). En otras palabras: una forma de deducir impuestos.

Lo cual, entre líneas, quiere decir que los ejecutivos de la compañía no tenían tanta fe en Batgirl después de todo. O, por lo menos, consideraron que su presupuesto de producción no valía sus posibles beneficios, así que la decisión menos costosa era no estrenarla.

Pero si algo nos ha enseñado la campaña de #ReleaseTheSnyderCut, es que nunca hay que decir nunca. Habrá que ver, pero se ve difícil: para poder deducir esos impuestos, Warner Bros. Discovery debe asegurar que la película jamás será vista por el público.

Batgirl era protagonizada por Leslie Grace, con Michael Keaton como Batman, J.K. Simmons como el comisionado Gordon (de las películas de Zack Snyder) y Brendan Fraser como el villano Ted Carson, alias Firefly. Era dirigida por Adil El Arbi y Bilall Fallah (Bad Boys para siempre) y escrita por Christina Hodson (Aves de Presa (y la fantabulosa emancipación de una Harley Quinn). Su estreno estaba previsto para 2022.