que-esta-pasando-con-los-globos-de-oro

¿Qué está pasando con los Globos de Oro?

Desde denuncias por falta de representación en el organismo, a llamados al boicot por parte de Netflix y la cancelación de los premios en NBC. Aquí te explicamos qué está pasando con los Globos de Oro.

Lalo Ortega   |  
10 mayo, 2021 4:22 PM
- Actualizado 14 mayo, 2021 4:24 PM

Con la temporada de premios clausurada por los Oscar 2021 a finales de abril, el nombre de ésta y otras premiaciones suelen quedar en el olvido hasta el siguiente año. Sin embargo, no ha sido así para los Globos de Oro y la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood (HFPA, por sus siglas en inglés), que en pleno mayo de 2021 sigue siendo objeto de una lluvia de críticas que han conducido a su cancelación en NBC, el canal de TV estadounidense que alojaba la premiación ¿Qué está pasando con los Globos de Oro?

En pocas palabras, el asunto se resume a las cuestiones de igualdad, inclusión y representación que han estado constantemente en la conversación dentro de la industria hollywoodense en los últimos años.

Si bien esto ha conducido a organismos como la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMPAS, por sus siglas en inglés) a tomar acciones al respecto –a raíz de movimientos como #OscarsSoWhite, una de las controversias más grandes en su historia reciente–, la HFPA se ha tardado en hacer cambios en su configuración. Y eso no es todo: el organismo ha sido constantemente criticado por la conducta de sus miembros (que suman menos de 90), lo que ha puesto en tela de juicio la credibilidad y reputación de sus premios mismos.

Un poco de contexto: ¿qué es la HFPA y qué tiene que ver con los Globos de Oro?

La Hollywood Foreign Press Association tuvo sus antecedentes en la Hollywood Association of Foreign Correspondents (Asociación de Corresponsales Extranjeros de Hollywood) de 1928; y en la Foreign Press Society (Sociedad de la Prensa Extranjera) de 1935. En 1943 se fundó la Hollywood Foreign Correspondents Association, que luego de una breve separación en los años 50, adoptaría su nombre actual, HFPA, una organización sin fines de lucro.

Publicidad

De acuerdo al propio organismo, ésta tuvo “humildes orígenes derivados únicamente del deseo de un grupo de periodistas por cubrir con eficiencia y precisión todos los aspectos del mundo del entretenimiento”. El principio fundamental que la rige es “Unidad sin discriminación por religión ni raza”.

El organismo se constituye de corresponsales de medios de comunicación extranjeros, que a mayo de 2021 suman 86 miembros. Entre los varios requisitos para ser miembro de la HFPA, el principal es que el aplicante tenga como residencia principal el Sur de California (donde se ubica Hollywood).

Desde 1944, la HFPA presenta los Globos de Oro, premios a lo Mejor del cine estadounidense y mundial, así como de la televisión estadounidense. Son sus propios integrantes quienes votan por los ganadores, en un proceso que se ha mantenido generalmente opaco para el público ajeno a su propia comunidad.

Críticas a los Globos de Oro

Para entender qué está pasando con los Globos de Oro hay que saber que, a lo largo de su historia, los Globos de Oro han sido sujetos a muy diversas críticas, que van desde las categorías de su premiación (la separación de candidatas en drama y comedia siempre ha sido un punto de debate) hasta la propia conducta de sus miembros. Ya desde 1958 hay registros de problemas, pues el entonces presidente de la HFPA, Henry Gris, renunció denunciando que “ciertos premios se otorgan más o menos como favores”.

Una de las controversias más recientes de la HFPA viene de 2020, cuando la periodista noruega, Kjersti Flaa, demandó en agosto a la asociación por institucionalizar “una cultura de corrupción”, monopolizando el acceso periodístico y subsidiando indebidamente el ingreso de sus propios integrantes. La periodista señaló conflictos éticos, como que los miembros aceptaban “miles de dólares en emolumentos” de estudios y celebridades a quienes entregaban premios.

De acuerdo a Los Angeles Times, la demanda fue desestimada por un juez en noviembre. Un miembro anónimo del organismo señaló dicha desestimación como “decepcionante”, pues “creí que esto cambiaría las cosas. Somos una organización arcaica. Aún pienso que la HFPA necesita presión externa para cambiar”.

La propia publicación confirmó que la HFPA ha emitido cuantiosos pagos a sus propios miembros, que ascendieron a 2 millones de dólares en el año fiscal que cerró en junio de 2020.

La asociación también ha sido criticada por racismo y exclusión arbitraria en años recientes. Contrario a premiaciones como los Oscar, los Globos de Oro han excluido a ciertas películas de las categorías de Mejor película de acuerdo a la proporción de diálogos en inglés –un mínimo de 50% de la película debe hablarse en inglés para no ser considerada como película extranjera–.

En años recientes, la regla ha provocado críticas por la exclusión de películas como Minari y La despedida (The Farewell), ambas producidas por compañías y capitales estadounidenses, dirigidas por cineastas de nacionalidad estadounidense y ascendencia asiática –Lulu Wang y Lee Isaac Chung, respectivamente–, pero mayoritariamente habladas en otros idiomas –el coreano y el chino mandarín–.

Las acusaciones se han exacerbado dado que otras películas que no cumplían la regla –como Bastardos sin gloria, de Quentin Tarantino–, sí fueron nominadas en la categoría de Mejor película.

Hay que señalar, sin embargo, que Locamente millonarios (Crazy Rich Asians) cuenta con un elenco mayoritariamente asiático, fue dirigida por un cineasta estadounidense de ascendencia asiática (Jon M. Chu) y es hablada en inglés, chino mandarín y cantonés (entre otros idiomas); pero sí fue nominada como Mejor película musical o de comedia.

Sin embargo, la gota que derramó el vaso no fue nada de lo anterior, sino otra investigación de Los Angeles Times, esta vez sobre la constitución de la HFPA, publicada días antes de la 78ª edición de los Globos de Oro. A pesar de que persiste la opacidad en muchas de las formas en que opera el organismo, salió a la luz que ninguno de sus casi 90 integrantes era negro ni perteneciente a ninguna otra minoría importante.

¿Qué está pasando con los Globos de Oro en 2021?

La investigación del LA Times proyectó una larga sombra sobre la edición 2021 de los Globos de Oro, e incluso la nula representación negra fue señalada por las conductoras de la ceremonia, Tina Fey y Amy Poehler, en el monólogo inaugural.

Soul es una bella película animada de Pixar sobre un hombre negro de mediana edad, cuya alma es accidentalmente expulsada de su cuerpo y entra en el de un gato”, bromeó Tina Fey. “La HFPA respondió muy bien a esta película, pues sí tienen a cinco integrantes felinos”.

Como resultado de la controversia, la HFPA se comprometió a presentar una serie de reformas a sus códigos de conducta para evitar sobornos y expandir su configuración racial. Entre las reformas propuestas este 3 de mayo, están que el organismo admitiría a 20 nuevos miembros en 2021 –con énfasis en periodistas negros– y que buscaría ampliar sus integrantes en 50% en los próximos dos años.

Las propuestas fueron respaldadas por 75% de los integrantes existentes de la HFPA, pero Tina Tchen, fundadora y cabeza del movimiento Time’s Up contra el acoso sexual en Hollywood, fue abiertamente crítica y las tildó de “limitadas”.

“El 6 de mayo fue el día que la HFPA dijo que los Globos de Oro detallarían su compromiso con el cambio transformador que finalmente acabaría de raíz con el racismo, misoginia y corrupción sistémicos y prolongados, que han sido ampliamente reportados como endémicos de la HFPA y los Globos de Oro”.

Tristemente, la lista de “reformas” adoptadas ayer, respaldadas por NBCUniversal y Dick Clark Productions, son gravemente limitadas y difícilmente transformadoras. En vez de eso, estas medidas aseguran que los actuales miembros de la HFPA permanecerá como mayoría y que los próximos Globos de Oro serán decididos bajo los mismos problemas fundamentales que han existido por años.

La lista de recomendaciones de la HFPA no contiene acciones específicas, ningún compromiso con la responsabilidad o el cambio, y ningún cronograma real para implementar esos cambios. La fecha límite propuesta por la HFPA del 1 de septiembre para algunas de –mas no todas– las reformas viene cuando el próximo ciclo de premios ya habrá empezado. E incluso su propuesta de incrementar sus miembros en 50% no plantea compromisos de que las decisiones para admitir nuevos miembros se tomarán de manera equitativa e inclusiva, bajo total transparencia y supervisión”.

Tina Tchen, Time’s Up

Las reformas propuestas por la HFPA ha propiciado más críticas por parte de altos ejecutivos y la comunidad creativa de Hollywood. Entre ellas se encuentra la actriz Scarlett Johansson (recientemente nominada al Globo de Oro como Mejor actriz dramática por Historia de un matrimonio), quien instó a sus colegas a alejarse del organismo hasta que presenten reformas más significativas.

En un comunicado para TheWrap, Johansson manifestó que:

“Como actriz promoviendo una película, se espera que participemos en la temporada de premios al asistir a conferencias de prensa y a premiaciones. En el pasado, esto a menudo significaba enfrentar preguntas y señalamientos sexistas por parte de ciertos integrantes de la HFPA que rayaban en acoso sexual. Esa es la razón por la que yo, durante muchos años, me he rehusado a participar en sus conferencias. La HFPA es una organización que fue legitimada por gente como Harvey Weinstein para acumular impulso y obtener reconocimiento de la Academia, y la industria le siguió”.

La protagonista de Black Widow continuó: “A menos que haya las reformas fundamentales necesarias en la organización, considero que es tiempo de que nos alejemos de la HFPA para enfocarnos en la importancia y fuerza de la unión en nuestros sindicatos e industria”. 

Uno de los golpes más contundentes vino por parte de Ted Sarandos, codirector ejecutivo de Netflix. En una carta dirigida a la HFPA obtenida por Deadline, el ejecutivo expresó:

“No consideramos que estas nuevas políticas propuestas –particularmente las que conciernen el tamaño y velocidad de crecimiento de sus miembros– ataquen los retos sistémicos de diversidad e inclusión de la HFPA, o la falta de estándares claros para cómo deben operar sus miembros”.

“Por lo tanto, detendremos todas las actividades con su organización hasta que se realicen cambios más significativos”, manifestó el ejecutivo de Netflix.

Al boicot se sumaron más publirrelacionistas, actores y compañías como Amazon, propietaria de Amazon Studios y Amazon Prime Video.

Bajo la presión, la televisora que contaba con la millonaria concesión para transmitir los premios, NBC, anunció que no transmitirá los premios en 2022.

“Seguimos creyendo que la HFPA está comprometida con reformas significativas”, expresó la televisora en su comunicado. “Sin embargo, los cambios de esta magnitud requieren tiempo y trabajo, y creemos fervientemente que la HFPA necesita tiempo para hacer las cosas bien. Por lo tanto, NBC no transmitirá los Globos de Oro 2022. Asumiendo que la organización lleve a cabo su plan, esperamos estar en una posición para transmitir la premiación en enero de 2023”.

¿Deberían seguir importando los Globos de Oro?

Es una respuesta poco clara, pero por su naturaleza, puede aplicarse a muchas premiaciones similares: sí y no.

Por un lado, el prestigio de los premios –tan artificial y efímero como puede ser– brinda una mayor visibilidad a las películas en cuestión y al talento involucrado en ellas. Ese prestigio es una plataforma para que actores y directores construyan sus carreras, y tanto productoras y distribuidoras pueden impulsar sus películas a un mejor desempeño en taquilla gracias a la marca de un Oscar o, en este caso, un Globo de Oro. Después de todo, son las ganancias las que mueven la industria.

Sin embargo, si algo queda claro gracias a lo que está pasando con los Globos de Oro, es que los premios no siempre –si acaso– son un sello de calidad. Si las votaciones de los Oscar ponen en evidencia que todo es un juego de relaciones públicas, los sobornos denunciados en los Globos de Oro son una muestra de lo mismo, en su forma más burda.

Te puede interesar: ¿Cómo se elige a los nominados y ganadores del Oscar?

Para el público, los ratings señalan que el interés es cada vez menor. De acuerdo a datos de Nielsen, ambos Globos de Oro y los Oscar experimentaron los números de audiencia más bajos de sus respectivas trayectorias. Aunque sin duda estos resultados pueden atribuirse en parte a la pandemia, sólo confirman una tendencia que ha venido a la baja durante años.

Y finalmente, si algo debe deducirse de los procesos de votación de dichos premios (y similares), es que se rigen por el criterio de grupos sumamente herméticos, reducidos, con intereses particulares y visiones que difícilmente se rigen por una calidad objetiva (aunque tampoco es como si eso existiera realmente en el arte y la cultura).

Se trata, después de todo, de gente de una misma industria premiándose los unos a los otros. Ni eso, ni las películas que se premian, necesariamente harán eco entre un público que perfectamente puede ignorar el sello de un premio en los promocionales de una película, y simplemente ver lo que le dé la gana.


Si te interesa qué está pasando con los Globos de Oro, lee también: Judas y el Mesías negro y la falta de otras historias negras en el cine