scream-2022-analisis

La nueva ‘Scream’ es una de las mejores películas de la franquicia, honrando el legado de Wes Craven

Siguiendo la tradición metatextual de las anteriores películas, ‘Scream’ se actualiza para satirizar el fanatismo en redes sociales.

14 enero, 2022 11:16 AM
- Actualizado 21 enero, 2022 1:26 PM

Estamos en la era del regreso de las grandes franquicias, y una de ellas es Scream. Para la felicidad de los fans, la nueva película –que se estrenó en cines de México este 13 de enero– brinda una buena historia, que consigue innovar al tiempo que rescata el pasado. La película, que lleva el mismo nombre de la original, es una especie de continuación que también reinicia la serie, a la vez que honra el legado de Wes Craven, creador y director de las cuatro entregas anteriores en la franquicia.

Sólo en 2021 fuimos testigos del regreso de Matrix, de la segunda parte en la nueva trilogía de Halloween, del retorno de Candyman y de –omitido para evitar spoilersSpider-Man: Sin camino a casa. Estas producciones abren la puerta para más: ya fueron confirmadas nuevas películas de Destino final y de La masacre de Texas, por ejemplo. El mejor gancho en esta ola de remakes y reboots es la nostalgia, algo que puede engrandecer un guión o sólo servir para disfrazar grandes fallas en él.

En la nueva Scream, los directores Matt Bettinelli-Olpin y Tyler Gillett traen el espíritu cómico que vimos Boda sangrienta, su película anterior, con la conexión al pasado que los fans tanto disfrutan. Así como en otras películas de la serie, el metalenguaje –brillantemente implementado por Wes Craven– logra arrancar carcajadas tanto por sus diálogos como por sus escenas que satirizan los obvios jump scares, los sustos repentinos.

Jenna Ortega en 'Scream' (2022)
Jenna Ortega es una de las protagonistas de la nueva Scream (Crédito: Paramount Pictures)

Wes Craven y la evolución del slasher

Publicidad

En 1996, cuando se estrenó la primera Scream, Wes Craven dio una nueva cara al subgénero del terror que surgió durante la década de 1970, con películas como La masacre de Texas y Halloween –o, para ponernos exquisitos, con Psicosis de Alfred Hitchcock, en 1960–. Su popularidad llegó a tope en los 80, con el estreno de Viernes 13, seguido por Pesadilla en la calle del infierno, esta última creada por Craven.

Craven fue evolucionando poco a poco ese estilo, que comenzó a ensayar con La colina de los ojos malditos (1977) y Éxtasis mortal (1981). Su cúspide llegó con Scream, que dio origen a sátiras como Una película de miedo y a otras películas de adolescentes y asesinatos sanguinarios, como Sé lo que hicieron el verano pasado (1997) y Leyenda urbana (1998).

A lo largo de las secuelas, el cineasta continuó reinventándose y trayendo más autenticidad a la franquicia. En la segunda entrega, de 1997, juega con la mente del espectador para sorprenderlo. La tercera, ya de los años 2000, es quizá la menos emocionante de la serie: a pesar de algunos giros, se acaba perdiendo con el exceso de otras producciones que beben de la misma fuente.

Scream
Courteney Cox, Jamie Kennedy y Neve Campbell en la primera Scream (Crédito: Paramount Pictures)

En 2001 tuvimos Scream 4, la última película de Craven, que da una modernizada y logra navegar bien por las aguas de los remakes y secuelas. Puede no ser la más sorprendente, pero las escenas de asesinatos son más refinadas, y las nuevas adiciones al elenco dan otra cara a la historia.

La nueva película, ya sin la dirección de Craven, se actualiza en diversos sentidos: explora el efecto de las redes sociales, del fanatismo, del capitalismo y hasta de cómo los medios de comunicación se aprovechan de las masacres. La historia es inteligente y consistente, sin temor a ironizar sobre la misma franquicia y sus propios fans.

Si Halloween Kills tuvo dificultades para trazar nuevas vías para los slashers, Scream supo cómo aprovechar el pasado y el presente con una narrativa innovadora. Por más que caiga en clichés, estos forman parte del humor ácido que viene con el subgénero. Esta bocanada de aire fresco era más que necesaria.

Las mujeres siguen siendo pieza clave en la historia de Scream

La nueva Scream tiene otro de los sellos de la carrera de Wes Craven: la importancia de las mujeres. Al inicio de su carrera, el cineasta –recién salido del cine para adultos– apelaba exageradamente a mostrar la desnuez femenina, en situaciones que no hacian sentido dentro del contexto.

Eso sólo cambió hasta Pesadilla en la calle del infierno, quinta película de su carrera, donde asume una dirección más madura. Su preocupación es crear un clima de suspenso y desarrollar bien la relación de los personajes con el villano, Freddie Krueger. A pesar de esa exploración, en prácticamente todas sus películas, Craven muestra que sólo las mujeres pueden salvar el día.

Melissa Barrera en 'Scream' (2022)
La mexicana Melissa Barrera es Samantha en la nueva Scream (Crédito: Paramount Pictures)

La protagonista de la quinta Scream es Samantha Carpenter (la mexicana Melissa Barrera, de En el barrio). ¿Su nombre será un homenaje al creador de Halloween, John Carpenter? No sabemos. Pero en fin, en la historia, Samantha, regresa al lugar donde nació, Woodsboro, después de que su hermana, Tara Carpenter (Jenna Ortega) es atacada por Ghostface.

Samantha está conectada al pasado de la ciudad, que se volvió escenario para una franquicia de películas y libros, basada en los asesinatos que sucedieron ahí años atrás. Dado que los reboots y secuelas casi siempre fallan, las continuaciones que honran el pasado de la historia vienen para quedarse. Ese es un gran acierto de la película.

Con ese rescate, el camino estaba libre para el regreso de Dewey Riley (David Arquette), Gale Weathers (Courteney Cox) y la protagonista de la franquicia, Sidney Prescott (Neve Campbell). Ellos, que crecieron con los slashers, saben cómo sobrevivir a un asesino serial, o por lo menos intentarlo.

Los nuevos personajes de la historia son Richie Kirsch (Jack Quaid), novio de Samantha, la ya mencionada Tara y sus amigos, Wes Hick (Dylan Minnette), Amber Freeman (Mikey Madison), Liv McKenzie (Sonia Ben Ammar), Chad (Mason Gooding) y Mindy Meeks-Martin (Jasmin Savoy Brown).

Ellos pertenecen a otra generación, los fans del terror psicológico, así que buena parte de ellos ni siquiera conocían la historia de Ghostface, a pesar de vivir en Woodsboro. Aquí, la película brinda geniales bromas citando a Babadook, La bruja y otras producciones referentes del género.

Courteney Cox en 'Scream' (2022)
Courteney Cox regresa como Gale Weathers (Crédito: Paramount Pictures)

Como los jóvenes no saben nada de las reglas de los slashers, necesitan la ayuda de los antiguos personajes para librarse del asesino. Sin spoilers, y sólo mencionando lo obvio: con tanta mujer en el elenco, es claro que ellas resultan la pieza fundamental en el desenlace de la historia.

¿Este es el fin de Scream?

No puede saberse cuando alguna serie de películas (o libros) llegará a su fin. Como mencionamos arriba, el pasado se ha vuelto una mina de oro para el cine. Puede ser que los directores Matt Bettinelli-Olpin y Tyler Gillett hayan dado fin a lo que Craven inició en 1996. O también puede ser que, con este gancho, hayan dado inicio a una nueva franquicia, como sucedió con Halloween.

Una cosa es cierta: el nuevo elenco estará ahí, seguro. Resta saber si lograrán mantener la historia fresca y renovada como hicieron en esta quinta entrega.

¿Quieres saber más sobre Scream, ver el tráiler y comprar boletos para verla? Entonces entra a este enlace.

Originalmente publicado en la edición brasileña de Filmelier News.