tren-bala-critica

‘Tren bala’ tiene muy buenas intenciones, pero se descarrila por su alta velocidad

Del director de ‘Atómica’, ‘Tren bala’ intenta contar una historia nueva en un mundo lleno de secuelas, pero (tristemente) apenas si logra llegar a su siguiente estación.

4 agosto, 2022 11:32 AM
- Actualizado 11 agosto, 2022 12:36 PM

Tal vez no lo recuerdes pero, antes, todas las semanas se estrenaba en cines una nueva película de un gran estudio. “Nuevo” en la máxima acepción del término: se trataba de una historia inédita, con actores famosos haciendo personajes desconocidos, abriendo las puertas de nuestra imaginación. La realidad de hoy es totalmente distinta, aunque, este 4 de agosto, llega a cines una producción que intenta rescatar esa leyenda: Tren bala (Bullet Train).

Protagonizada por Brad Pitt, la película (que tiene un presupuesto mediano para Hollywood, cercano a los 90 millones de dólares) se atreve a hacer lo que, en otra época, era la norma: contar una historia que no es parte de una gran franquicia ni parte de una propiedad intelectual famosa, aunque sí se basa en un libro (escrito por Kōtarō Isaka).

Brad Pitt en Tren bala
Lo más destacado de Tren bala es Brad Pitt, en una película que no pertenece a ninguna gran franquicia (Crédito: Sony Pictures)

No, no hay ningún héroe inspirado en cómics, escenas postcréditos, vistazos a universos compartidos ni referencias a otras películas o personajes. Es una aventura con inicio, mitad y final, que trata sobre un asesino a sueldo desafortunado (Pitt) que debe robar un maletín lleno de dinero en un tren a alta velocidad de Japón.

Publicidad

Eso, por sí solo, es un gran alivio para el espectador promedio, que no necesitará hacer un maratón de una treintena de películas para entender todas las referencias.

Pero dejando eso de lado, Tren bala no es nada innovadora. El director David Leitch (de Atómica y Deadpool 2, que es parte de la franquicia de X-Men) trae todos los clichés de su propio estilo y de las películas de acción clasificadas R (en Estados Unidos), que indica que los menores de 17 años deben ver la película acompañados de un adulto.

O sea: hay mucha violencia estilizada, aunque sin tanta sangre. Todo en una pantalla pintada de colores azul y rojo, marca del director de fotografía Jonathan Sela (colaborador de Leitch en John Wick, Atómica y otras).

La vida pasa tan rápido como un Tren bala

David Leitch, quien comenzó su carrera como doble de acción, sabe como pocos dirigir escenas de acción. Tren bala tiene muchas, casi todas utilizando un escenario real. Nada luce de mentira, en una época donde la pantalla verde del chroma key da la pauta.

A ello se suman diversas referencias a la cultura oriental. El cineasta es un notorio fan del cine de Bruce Lee y Jackie Chan, y trae eso al mix de Tren bala. Sin embargo, esa es una visión estadounidense de esas referencias, mezclando a China y Japón en un caldero que, bajo escrutinio, son como agua y aceite.

Joey King en Tren bala
Con películas como Tren bala y La princesa, Joey King está conquistando un espacio en el género de acción (Crédito: Sony Pictures)

Eso nos lleva al elefante en la habitación, y es que el elenco cuenta con muchos rostros conocidos. Además de Pitt –quien es muy divertido en el papel–, la película cuenta con Michael Shannon, Sandra Bullock, y el trío de Aaron Taylor-Johnson (Kick-Ass), Brian Tyree Henry (Eternals) y la genial Joey King (El stand de los besos), que roban escena.

Sin embargo, todos ellos interpretan a personajes que, en la obra original, serían japonés –cosa que, en la visión de muchos, sería un blanqueado o whitewashing de los personajes, que es cuando se elimina la presencia de otras etnias para sustituirlas por blancos de origen europeo–.

Kōtarō Isaka, autor del libro en el que se basa la película, se manifestó sobre el tema, y dio su bendición. “No son personas reales, puede que ni siquiera sean japoneses”, dijo en entrevista a The New York Times.

Pues sí, Tren bala esquivó la necesidad de pertenecer a una gran franquicia, pero no huyó de la “obligación” de tener un elenco internacionalmente llamativo (o sea, de rostros estadounidenses conocidos por todo el mundo).

Pero ese no es el único problema. En la trama, el personaje de Brad Pitt se ve atrapado en un juego de “gato y ratón” entre asesinos, involucrando a un maletín lleno de dinero y personas en busca de venganza. Rebuscada y sin saber en qué momentos dosificar el drama y la comedia, la trama acaba perdiéndose entre bromas a destiempo y sorpresas reveladas de forma forzada.

Tren bala
La película no logra aprovechar los ambientes naturalmente claustrofóbicos del tren (Crédito: Sony Pictures)

A ello, hay que sumarle el hecho de que la producción no sabe utilizar su escenario –un tren, claustrofóbico por default– para crear realmente un diferencial único. Eso es algo que, por ejemplo, hace muy bien El expreso del miedo, del surcoreano Bong Joon-ho. Queda, pues, cierto aire de frustración para quienes querían algo realmente nuevo.

Habrá que ver cuál será el impacto de Tren bala en cines, es decir, en la taquilla. Si funciona bien, puede que se convierta en una franquicia con diversas continuaciones y derivados, como hizo Leitch (junto a Chad Stahelski) con John Wick. Pero si no funciona (lo que parece probable), es un nuevo clavo en el ataúd para los intentos de hacer cine palomero de acción que sea (aunque sea un poco) inédito.

Cual sea el resultado, nosotros perdemos.

Tren bala ya está en salas de cine mexicanas. Si quieres saber más de la película, ver el tráiler o comprar boletos para verla, entra a este enlace.

Publicado originalmente en la edición brasileña de Filmelier News.