Crítica de 'Narvik', de Netflix: otra película sobre la Segunda Guerra Mundial

‘Narvik’, de Netflix: otra película sobre la Segunda Guerra Mundial

La película de Netflix retrata las consecuencias de la resistencia al avance de los nazis en Narvik, Noruega

Matheus Mans   |  
23 enero, 2023 5:00 PM
- Actualizado 26 enero, 2023 10:17 AM

Si existe una clase de historia que siempre se siente un poco reciclada, sin importar su enfoque o hasta su ubicación geográfica, es aquella que se sitúa en la Segunda Guerra Mundial. Es difícil no sentir que sea, tal vez, el tema más tratado en la historia del cine, con perspectivas de toda clase de personas involucradas –desde Hitler a los judíos, padres e hijos, civiles y militares–. Es por ello que Narvik llega a Netflix este lunes 23 de enero con cierto aire anticuado.

Dirigida por Erik Skjoldbjærg (Nación Prozac), la película tiene por telón de fondo la primera derrota de Hitler en la Segunda Guerra Mundial, que es poco comentada. Todo sucede en Narvik, pequeña ciudad noruega que es fuente minera de hierro para países tanto Aliados y del Eje. Pero las cosas se salen de control cuando, en 1940, Hitler rompe con la neutralidad de Noruega, invadiendo al país en un intento por controlar toda la producción de la pequeña ciudad.

Narvik, de Netflix
Narvik retrata cómo Noruega fue afectada por la Segunda Guerra Mundial (Crédito: Netflix)

Publicidad

Es aquí que entra la historia de Narvik, basada en hechos. La película sigue principalmente a Ingrid Tofte (Kristine Hartgen), una joven que trabaja como empleada doméstica e intérprete en un hotel, quien se ve completamente dividida. Quiere evitar cualquier dolor de cabeza, sobre todo los provocados por su hijo, pero no logra escapar del conflicto cuando 200 soldados rechazan la invasión alemana y atacan. Su marido, Gunnar (Carl Martin Eggesbø), es uno de los soldados.

Narvik y la búsqueda por humanidad en la Segunda Guerra Mundial

Incluso si algunas películas han demostrado que es posible hacer cine bélico sin enfocarse en personajes específicos, como Dunkerque, esta producción exclusiva de Netflix se vale de los conflictos de Ingrid para engrandecerse. Su trayectoria recuerda (y mucho) a la de un doble agente: durante el día, necesita continuar con su trabajo en el hotel, sirviendo principalmente a los alemanes que llegan ahí, aunque siempre está preocupada por su marido.

Sin dudas es una situación compleja, difícil, repleta de emociones intensas. Nosotros, como espectadores, apoyamos al personaje que intenta sobrevivir, sobre todo después de un gran salto de tiempo hacia la mitad de la película, cuando el enfoque de la historia cambia un poco, dejando muchas cosas en el aire. De esa forma, Narvik logra ser competente al crear una atmósfera y situar al público junto a personajes que crean un vínculo emocional con nosotros.

Narvik, de Netflix
Ingrid es el corazón de Narvik (Crédito: Netflix)

Mucho de ello es gracias a la dirección de Skjoldbjærg que, más allá de hacer escenas de acción, sabe crear el drama familiar y de supervivencia de Narvik. Las emociones todo el tiempo están en confluencia, provocando e instigando al público. Al final, cuando surge un choque de pensamientos e ideas, la película se vuelve relevante: trae un debate denso con varias ramificaciones. Sin embargo, poco después –lamentablemente–, la película termina y no se profundiza en ello.

Aun así, es más de lo mismo

A pesar de esos aciertos puntuales, no pensamos en otra cosa cuando comienzan los créditos de Narvik: ¿qué tiene realmente de distinta y memorable esta historia? ¿Qué la vuelve única? A pesar de algunos buenos personajes, como la propia Ingrid, queda la sensación de que esta producción noruega cae en la maldición de casi todas las películas de Netflix: es prácticamente olvidable. Dentro de un mes, como mucho, nadie la recordará.

Es el problema principal con las películas que Netflix adquiere o produce: atascan su catálogo y dan la sensación de que el streaming siempre tiene novedades frescas. Pero, al final del día, no pasan de ser una cantidad enorme de producciones que no destacan y presentan elementos gastados, ya mejor realizados en otras películas. Simplemente son historias que no trascienden, que sólo van y vienen.

Narvik ya está en Netflix. Para saber más sobre ella y encontrar el enlace directo para verla, entra aquí.

Publicado originalmente en la edición brasileña de Filmelier News.